Economía

El ladrillo hunde la bolsa

El parqué madrileño se dejó el martes un 2,55%, aunque el descalabro pudo haber sido mucho mayor, ya que el índice selectivo llegó a anotarse descensos en torno al 4%. De esta manera, el Íbex 35 logró mitigar al cierre de la sesión la fuerte caída de toda la jornada, que lo llevaron a marcar el nivel más bajo desde junio de 2006. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 08:03 h.

El parqué madrileño se dejó el martes un 2,55%, aunque el descalabro pudo haber sido mucho mayor, ya que el índice selectivo llegó a anotarse descensos en torno al 4%. De esta manera, el Íbex 35 logró mitigar al cierre de la sesión la fuerte caída de toda la jornada, que lo llevaron a marcar el nivel más bajo desde junio de 2006 al terminar ligeramente por encima de los 11.100 puntos. En lo que va de año, el Íbex acumula una caída del 26,55%.

El efecto Martinsa-Fadesa, tras la presentación de un concurso voluntario de acreedores por no hacer frente a la deuda de 5.100 millones, se convirtió en un lastre demasiado pesado para la bolsa, ya que también arrastró al resto del sector de construcción ante el miedo de que esta situación pueda extrapolarse a otras compañías, según los expertos consultados por Europa Press, quienes resaltaron, además, que los recortes también afectaron de manera brusca al sector financiero por su exposición al mercado inmobiliario.

En concreto, el Íbex, que llegó a perder en algunos momentos de la sesión hasta casi un 4%, se situó al cierre en el nivel de los 11.151,60 puntos, la cota más baja desde el 20 de junio de 2006, cuando cerró en 11.103,50 unidades, con lo que en lo que va de año ha perdido más de 4.000 puntos y acumula un descenso del 26,55%.

El Índice General de la Bolsa de Madrid, por su parte, retrocedió un 2,57% y se colocó en 1.200,27 enteros. En Europa, los principales indicadores también terminaron con fuertes descensos. En concreto, Fráncfort perdió un 1,96% y París, un 1,91%.

Los expertos también reseñaron que en el desplome bursátil también influyeron los problemas de las agencias estadounidenses de garantía hipotecaria Fannie Mae y Freddie Mac, en un momento en el que el mercado pensaba que la situación se había estabilizado.

Pese a los descensos, el volumen de negocio alcanzó los 5.233 millones de euros, de los que 883 millones correspondieron a Santander, 642 millones a Telefónica y 442 millones a BBVA.

En este contexto de recortes para el ladrillo, la mayor caída fue para Sacyr Vallehermoso, que se anotó un retroceso del 8,37%, seguido de Ferrovial (-7,37%), Cintra (-4,22%), Acciona (-4,21%), ACS (-3,95%), FCC (-3,75%) y Abertis (-3,31%).

En el sector de la banca, el más afectado por los descensos fue Banco Popular (-5,63%), entidad con la que Martinsa-Fadesa mantiene una parte de su deuda, a pesar de que la entidad aprovisionó 100 millones en el primer semestre, con carácter cautelar, ante el riesgo de que la inmobiliaria presentara concurso voluntario de acreedores. A continuación, se situaron Bankinter (-4,91%), BBVA (-2,97%), Santander (-2,49%), Banco Sabadell (-2,17%) y Banesto (-1,64%). Entre los principales descensos de la jornada también se colocaron BME (-5,53%), Inditex (-4,29%), Iberdrola (-3,67%), Endesa (-3,39%) e Iberdrola Renovables (-3,33%) mientras Telefónica se dejó un 1,28%.

En en lado de las subidas, por el contrario, se situaron tres valores, Gas Natural (0,50%), OHL (0,46%) y Unión Fenosa (0,27%), que presentó ayer sus resultados. La eléctrica logró en el primer semestre un beneficio neto de 652,3 millones de euros, un 27,8% más respecto al mismo periodo de 2007, fundamentalmente por las plusvalías netas de 203 millones obtenidas con la venta de sus participaciones en Meralco y France Telecom España, así como los mayores precios del mercado mayorista eléctrico.

  • 1