miércoles, 20 marzo 2019
09:16
, última actualización

El latido verde de la Sierra Norte

Las vías verdes del Parque Natural de la Sierra Norte encauzan a dos de los cinco monumentos naturales que existen en la provincia de Sevilla: la Rivera del Huéznar y El Cerro del Hierro.

el 12 ago 2014 / 12:00 h.

Baño de los visitantes en Las Cascadas del Huesna en el municipio de San Nicolás del Puerto. / El Correo Baño de los visitantes en Las Cascadas del Huesna en el municipio de San Nicolás del Puerto. / El Correo Por Miriam Barroeta Una realidad y orgullo para los andaluces es poder disfrutar de los 23 espacios naturales que se mantienen en la comunidad, con el propósito de que sean reconocidos, apreciados, y sobre todo, respetados por los turistas y por los autóctonos. El patrimonio de espacios medioambientales que ofrece la provincia de Sevilla muestra la esencia de las riquezas naturales sin límites en su belleza. Son un ejemplo, los dos parajes naturales ubicados en la Sierra Norte de Sevilla y localizados en San Nicolás del Puerto: las Cascadas del Huesna y el Cerro del Hierro, enclavados sendos monumentos naturales de los cinco que existen en Sevilla. Estos paisajes representan la biodiversidad de los espacios naturales de Andalucía. Hay que remontarse a la época de los celtas sureños, cuando comenzaron a habitar el municipio de San Nicolás del Puerto. Estos habitantes cedieron el territorio cuando llegaron las civilizaciones siguientes, como los romanos, cuando colonizaron el Mediterráneo. Por ello, los latinos dejaron a su paso importantes vestigios que se conservan hasta hoy, tan relevantes como el «puente de piedra» sobre el río Galindón. De este modo, más tarde aparecieron los visigodos, los cuales fueron conquistados por los árabes en el siglo VIII. Esta cultura desarrolló en San Nicolás del Puerto un progreso local gracias a la explotación de sus minas de plata. Asimismo, se construyó la gran fortaleza, cuyos restos permanecen actualmente. Por lo tanto, esta riqueza propulsó una fama para sus alrededores. Espacio natural El Cerro del Hierro en la Sierra Norte de Sevilla. / El Correo Espacio natural El Cerro del Hierro en la Sierra Norte de Sevilla. / El Correo En la ruta que va desde Constantina hasta San Nicolás del Puerto se encuentra, dentro del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, el Cerro del Hierro, declarado monumento natural por su valor geológico y paisajístico, en el que predominan las montañas agrestes y puntiagudas llenas de cuevas y oquedades. En esta dimensión se puede explotar la práctica de senderismo y la escalada, a experimentar por los visitantes de la zona. El Cerro del Hierro originó las antiguas minas que desde la época de los romanos se trabajaban para obtener hierro y fabricar armas y otros útiles. Los vestigios están presentes en el Cerro. A partir del siglo XIX se potencia la explotación minera que permaneció hasta los años 60 del siglo XX, que dejó de producir la riqueza suficiente para su aprovechamiento. Sin embargo, el recuerdo histórico sigue vivo en el paisaje. En la base de este paraje enigmático se asentó el poblado de los mineros, que dejaron al descubierto un paisaje de formas y colores únicos en el que dominan agujas, corredores, cavidades, poljes y dolinas. Asimismo, configura una de las estructuras singulares y de mayor personalidad de la Sierra Norte. Este emplazamiento constituye un paraje de soledad y relajación, donde el silencio se escucha. La ruta Vía Verde de la Sierra Norte permite recorrerlo a pie o en bicicleta. Por lo tanto, es un camino que aprovecha el trazado de las vías de los trenes mineros que partían de esta zona para trasladar el mineral a los hornos de fundición. A todo esto, hay que destacar que la generación actual se ha asentado en el antiguo poblado, en casas rehabilitadas que son utilizadas como residencias de verano u hogares permanentes. Por otra parte, en la Rivera del Huéznar, en carretera de San Nicolás a Cazalla de la Sierra, se hallan las Cascadas del Huesna, un bosque de rivera con caídas de agua, pozas, y muchas especies de la flora autóctona como olmos, fresnos y sauces, donde el río fluye hacia el valle con saltos de agua denominado «Las Chorreras», que seduce a las personas como si se tratara de una selva tropical. Esta zona es un ejemplo de ecosistema protegido donde la vegetación es frondosa. Son familias y jóvenes los que prevalecen en este monumento natural disfrutando de un paseo relajado y un paisaje de fortuna. A las Cascadas del Huesna se puede acceder a través de un antiguo trazado ferroviario que ha sido acondicionado para el deleite de los ciudadanos. Además, en esta zona cerca de la cascada se levanta un edificio, La Sevillana, de principios del siglo XX, que era una central de transformación de la fuerza del agua en electricidad. A través de una canalización de la Rivera del Hueznar, convertía la fuerza del agua en electricidad y proporcionaba luz y energía a todos los habitantes de la Sierra Norte, todo un ejemplo de energía renovable en la historia andaluza.

  • 1