El libro ‘La docena’ refleja la vida en Alcalá de Guadaíra en los años cincuenta

José Antonio Mallado acaba de presentar su libro La docena, una obra que se ha convertido ya en toda una referencia de la vida en Alcalá de Guadaíra durante los dos últimos tercios de siglo XX. Se compone de 11 relatos costumbristas, realistas e históricos que parten de personajes reales y de historias transmitidas o conocidas por muchos alcalareños. Los escenarios proceden de las vivencias del autor, aunque en ocasiones los ha completado con testimonios de terceros, sus abuelos y sus padres sobre todo.

el 25 dic 2010 / 19:01 h.

Imagen del antiguo mercado de abastos de Alcalá de Guadaíra
Narra aquella Alcalá que les tocó vivir, y aunque sus personajes gozaron de cierta popularidad ninguno de ellos tiene una calle o plaza en su ciudad, todos nacieron en condiciones muy adversas, vivieron con dificultades y las superaron con su propio esfuerzo. Mallado cuenta así las historias de personas que hubiesen pasado desapercibidos por el mundo de no ser por esta obra.


El libro cuenta las peripecias padecidas por personajes con oficios que hoy ya no existen, como las de su abuelo Pepe que se dedicaba a contar historias por los cortijos y de eso vivía, o la historia de Asunción la de los encajes, que se dedicaba a hacer encajes para los ajuares que preparaban las novias antes de casarse. Aparece la figura hoy desconocida de la regatona: mujer dedicada a vender verdura que compraba a bajo precio mediante regateo, de ahí su nombre.

Pero también narra otras muchas vivencias antiguas como los paseos de los jóvenes por la calle La Mina para encontrar pareja, el trabajo en los almacenes de aceituna o en las afamadas panaderías que dieron al municipio el sobrenombre de Alcalá de los Panaderos.

El acierto del libro es doble: de una parte, sus personajes son muy humanos, viven, trabajan, lloran, triunfan; y de otra, como asegura el autor, muchos de los personajes han vivido en la ciudad durante los años 50, pero muchas de sus profesiones han desaparecido. José Antonio Mallado quiere llamar la atención sobre ello y recordar los trabajos tradicionales del municipio, para lo que se vale de notas de humor además de un catálogo de términos alcalareños.

El cuento que cierra la obra es una disertación erudita entre Selene y Artemisa que pone de relieve la importancia y el verdadero valor del agua en nuestra civilización. Para completar su obra el autor se ha valido de numerosas ilustraciones realizadas por Javier García, colaborador de El Correo de Andalucía, e imágenes antiguas cedidas por Cristóbal Raya. Mallado ha cedido toda la recaudación de su libro a la Cabalgata de Reyes Magos.

  • 1