“El liderazgo andaluz en renovables se pone en riesgo con el cambio de reglas”

Entrevista a Vicente Fernández Guerrero, Secretario general de Innovación, Industria y Energía.

el 18 may 2013 / 22:13 h.

Entrevista a Vicente Fernández Guerrero, Secretario general de Innovación, Industria y Energía. Lleva en el cargo de secretario general de Innovación, Industria y Energía desde el pasado 28 de diciembre y es también presidente de la Agencia Andaluza de la Energía, en lo que le ha supuesto a Vicente Fernández Guerrero el tránsito de funcionario público como letrado de la Junta a gestor. El renacimiento de la minería metálica con los concursos mineros de la franja pirítica, la estrategia de telecomunicaciones, además de la apuesta irrenunciable por las energías renovables son los temas más candentes de su agenda. Vicente F.dez Guerrero –El Tribunal Constitucional acaba de admitir a trámite el recurso de la Junta contra tres normas del Gobierno que afectan a las renovables. –La Junta desde hace prácticamente una década hizo una decidida apuesta por las energías renovables. Desde el momento en que advertimos que el Gobierno estaba dando pasos y medidas normativas que venían a contrarrestar ese apoyo, entendíamos que se estaba produciendo una vulneración a principios y preceptos constitucionales que exigían una respuesta. Por eso, el Consejo de Gobierno adoptó la medida de la interposición del recurso y ahora con la decisión del Tribunal Constitucional solo podemos congratularnos y esperar que la justicia constitucional continúe su actuación porque la admisión no tiene efectos suspensivos. –¿De qué manera perjudican esas normas? ¿Cómo ponen en riesgo proyectos de inversión y empleo en Sevilla? –Se produce un cambio de las reglas del juego de la inversión en energías renovables que genera una inseguridad jurídica que perjudica a los proyectos ya en ejecución y desalienta a proyectos en fase embrionaria que se encuentran en una situación de indefinición, de riesgo y de que se pierdan esas inversiones para Andalucía. La supresión de los incentivos el pasado año ha supuesto en la provincia de Sevilla dejar en el aire 6.900 millones de inversión en nuevas instalaciones que podrían generar más de 23.400 empleos y 1.800 megavatios adicionales de potencia. –¿Temen que el fallo del Constitucional dé la razón, como ocurrió en 2010, a la reforma auspiciada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero? –Dejemos que el TC dictamine y falle. Hemos estudiado técnicamente la cuestión y no solo somos nosotros como Ejecutivo autonómico, el sector energético es unánime en un rechazo a unas medidas que provocan inseguridad jurídica y que frenan mucho la inversión. Una inversión tan importante como es la de las energías renovables requiere estabilidad. Son amortizables en un escenario de tiempo dilatado. Los inversores requieren reglas de juego claras. Llevamos en el último año seis reformas en materia energética. Eso seguridad no provoca. –¿Tanta reforma pone en riesgo el liderazgo de Andalucía en el ámbito de las renovables? –Desde la Junta vamos a hacer todo lo posible para que ese liderazgo continúe. Pero es evidente que cualquier actuación normativa del Gobierno que reduzca las posibilidades de inversión qué duda cabe que sí que lo pone en riesgo, aunque vamos a tratar de minimizarlo lo máximo posible. –Resulta curioso tanto vaivén normativo en uno de los sectores llamados a liderar el cambio de modelo productivo. –La energía como motor de cualquier desarrollo es básico y Andalucía carece de fuentes energéticas como el petróleo o el gas natural. Sí contamos con amplios recursos en renovables y somos pioneros y líderes en su desarrollo. Si nos basamos en términos económicos, no seguir apostando por las energías renovables pone en riesgo el desarrollo económico. Las renovables tienen un importante componente de innovación, puesto que es una tecnología relativamente nueva. Detenerse en la innovación no es un parón, significa la muerte. –Es una ecuación difícil de cuadrar con los ajustes presupuestarios de las administraciones. ¿Cómo mantener entonces la apuesta por la innovación? –La cuadratura del círculo no es fácil, pero los analistas lo tienen claro. El conjunto de actores en la escena internacional se va incrementado, los países emergentes vienen a competir en el mercado globalizado y Andalucía y España tienen que estar preparadas para jugar pero no debiéramos competir en términos de precio porque nos ganan, sino en innovación y valor añadido. –¿La línea a seguir es no depender de los recursos públicos? –Hay que aunar esfuerzos. La colaboración público-privada es básica. En época de contracción de recursos ha de multiplicarse el esfuerzo colaborativo. –¿Cuál es la agenda en materia de telecomunicaciones? –Acabamos de celebrar los diez años de la iniciativa Guadalinfo, que permite la igualdad territorial y el acceso a las nuevas tecnologías a la población rural. Nuestro horizonte es que en 2020 tenemos que tener el 100% de la población en banda ancha rápida (30 megas) y al menos el 50% de la población con disponibilidad de banda ultrarápida (100 megas). –¿Ahora, en qué punto estamos? –Hemos llegado al horizonte que nos habíamos marcado de un mega al 100% de la población. Queremos 30 megas al 100% dentro de seis años y 100 megas al menos en el 50% de la población. –En los últimos meses estamos viendo continuas deslocalizaciones de industria en Sevilla. ¿Qué margen tiene la Junta para frenarlas? –Las últimas reformas laborales han desposeído de buena parte de sus atribuciones a las autoridades laborales y dan un corto margen a las administraciones públicas. La Junta de Andalucía va a ser celosa y guardiana del mantenimiento de las obligaciones que las empresas hayan asumido frente a administraciones y trabajadores. –¿Se exige la devolución de ayudas concedidas? –Si hay un condicionamiento de la ayuda a la creación de empleo o de riqueza y se produce una deslocalización por parte de empresas que hayan recibido incentivos públicos, no hay sino que aplicar la norma.

  • 1