lunes, 25 marzo 2019
20:21
, última actualización
Local

El lince es mi amigo

La sensibilización y el conocimiento del entorno deben empezar cuanto antes. Y en eso se empeñaron hace dos años en el colegio San Sebastián. Los profesores Desirée Alba y Antonio Aranda pusieron en marcha un proyecto con niños de 4 años por el que recibieron el premio Life Lince de la Junta de Andalucía.

el 15 sep 2009 / 22:00 h.

TAGS:

La sensibilización y el conocimiento del entorno deben empezar cuanto antes. Y en eso se empeñaron hace dos años en el colegio San Sebastián. Los profesores Desirée Alba y Antonio Aranda pusieron en marcha un proyecto con niños de 4 años por el que recibieron el premio Life Lince de la Junta de Andalucía.

Pablo, Claudia, Daniel, María del Mar, Miguel (el más ecologista que no pisa ni una hormiga), Samara... son algunos de los pequeños que participaron en el proyecto y que hoy, en primero de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y con 6 años, recuerdan con alegría cómo dibujaron sus linces, participaron hasta en una mesa redonda "como expertos", y conocieron a fondo la realidad de un animal muy cercano, ya que gran parte del término municipal de La Puebla del Río está dentro del Parque Natural de Doñana.

El desconocimiento de este felino entre los pequeños llevó a su profesora a decidirse por el lince dentro del programa E-twinning, un proyecto europeo sobre la naturaleza de diferentes países que realizaron con Polonia y Portugal: "Cuando les enseñé la fotografía del lince los niños decían es un tigre, es un león, no lo conocían pese a que está muy cerca". Con el apoyo de la Consejería de Medio Ambiente -"después de muchas llamadas"- convirtieron el colegio en "un auténtico santuario del lince y su hábitat", como afirmó la consejera del ramo, Cinta Castillo, en la entrega del galardón.

La profesora cree que el premio se debe sobre todo a su "repercusión a nivel europeo". Los polacos trabajaron el erizo y los portugueses el cerdo ibérico. "Luego los poníamos en común, con lo que los colegios de estos dos países también trabajaron sobre el lince y conocieron su problemática", comenta.

Sensibilización. En la primavera de 2007 tuvieron lugar los talleres en los que participaron seis clases con un total de 150 alumnos de entre 3 y 5 años. "Se implicaron los niños y los padres muchísimo y un año después seguían trayendo noticias que salían en los periódicos sobre el lince", rememoran. Pese a que los niños son muy pequeños y lo eran mucho más hace dos años, "siempre lo tendrán presente porque les ha llegado muchísimo".

Sobre este aspecto, la profesora afirma: "Yo creo que aprenden mucho más porque están más motivados y no tienen prejuicios de ningún tipo sobre el tema ecológico, sino que son más puros". También a las monitoras de Medio Ambiente les llamó la atención el proyecto. En especial cuando, en el inicio de los talleres, pusieron en marcha una mesa redonda en la que los niños de 4 años hablaron como buenos conocedores del lince ante sus compañeros de 3 y 5.

Pero al margen de esta propuesta hubo cinco más en las que los niños pudieron ver un lince de tamaño natural, seguir un juego de la oca sobre el animal, maquillarse como el felino y disfrutar de un taller de dibujo y de otro psicomotricidad con el título Conejo que te pilla el lince. Hoy, dos años después y ya en primero de ESO, mantienen su alegría e ilusión y reconocen como un ser vivo muy cercano a ellos a este bello felino.

  • 1