Local

El litoral se blindará al ladrillo en 2010

Los desmanes urbanísticos en la costa tienen fecha de caducidad: en un año todo el litoral andaluz deberá quedar protegido por primera vez frente al ladrillo. La Junta prevé que en 2010 haya culminado el proceso de ordenación territorial, a través de 14 planes -dos de ellos están en el Supremo-, que ponen coto al cemento en los 200 primeros metros de playa.

el 16 sep 2009 / 03:37 h.

TAGS:

Los desmanes urbanísticos en la costa tienen fecha de caducidad: en un año todo el litoral andaluz deberá quedar protegido por primera vez frente al ladrillo. La Junta prevé que en 2010 haya culminado el proceso de ordenación territorial, a través de 14 planes -dos de ellos están en el Supremo-, que ponen coto al cemento en los 200 primeros metros de playa.

La costa andaluza ha tenido durante mucho tiempo una fotografía fija: miles de kilómetros de playa amenazados por las tropelías urbanísticas. Los excesos del cemento, que han acampado a sus anchas casi sin ningún control, se han cebado incluso con reservas naturales. La inexistencia de unos mínimos mecanismos de ordenación del territorio, junto a la total impunidad que disfrutaban los que atravesaban la línea de la legalidad, han potenciado estos desmanes hasta convertir al litoral andaluz, junto al valenciano, en las zonas más caóticas de España.

Pero al todo vale le queda poco. La Junta comenzó hace una década a planear el nuevo diseño del litoral para blindarlo al ladrillo y ordenar las construcciones ya existentes. En los últimos años la administración ha dado un empujón a la elaboración de los planes urbanísticos de la costa y está previsto que en 2010 ese proceso haya culminado.

El año que viene es el plazo que la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio ha marcado para que esté lista la redacción de los cuatro últimos Planes de Ordenación del Territorio (POT), el del Campo de Gibraltar, la costa noroeste de Cádiz, la Janda y el litoral de Granada. Esos planeamientos se sumarán a otros diez que están ya aprobados o en fase de tramitación. La red completa de 14 planes territoriales afectarán al diseño de 149 municipios costeros, donde viven más de 3,5 millones de andaluces.

Todos los documentos tienen un denominador común: buscan conservar los valores naturales y paisajísticos de litoral y preservarlos de las edificaciones. Para lograr este objetivo, la consejería ha establecido una línea de protección de 200 metros del litoral en todas las áreas que no hayan sido urbanizadas. Esta barrera duplica la que establece la Ley de Costas. Hay zonas donde el límite al ladrillo es mayor, como en el POT de la Aglomeración Urbana de Málaga, donde se extiende hasta los 500 metros tierra adentro porque afecta al enclave del Arraijanal, la única superficie libre de urbanización en la capital malagueña.

El POT del Levante Almeriense, aprobado en febrero pasado, fue el que estrenó la protección de los 200 metros. No es casualidad. Almería es una de las provincias donde las construcciones sin control han hecho más daño a la costa. En los siete planeamientos que aún quedan por aprobarse se aplicará este criterio de conservación y en el resto se introducirá a medida que se vayan revisando -se suelen verificar a los cuatro o cinco años-.

Los pilares urbanísticos de la Junta para el diseño del litoral de la comunidad se han topado varias veces con los tribunales. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) suspendió dos planes de ordenación del territorio, el del Litoral Occidental de Huelva y el de la Bahía de Cádiz, por defectos de forma, que no de fondo.

La administración autonómica recurrió y ahora ambos planeamientos están en el Supremo. En el caso del POT de Huelva, el Alto Tribunal andaluz alegó que los plazos habían sido excesivos. La previsión inicial, de 1999, era que el plan estuviera listo en un año, pero se demoró siete más.

El TSJA consideró que los criterios que se tuvieron en cuenta para elaborarlo podrían haber cambiado. El de la Bahía de Cádiz también se suspendió por los retrasos en la aprobación.

La semana pasada, Ecologistas en Acción anunció un recurso contencioso-administrativo ante el TSJA para pedir la suspensión cautelar del POT del Levante Almeriense. Los ecologistas sostienen que el documento da manga ancha al suelo urbanizable -prevé construir en doce años 30.000 viviendas- y que va en contra del modelo de urbanismo "sostenible".

  • 1