Local

El lujo de conducir a lo grande

Eden Games retoma el título que marcó un estilo diferente al habitual en un género tiranizado por 'Gran Turismo'.

el 10 feb 2011 / 17:52 h.

TAGS:

Uno de los escenarios de este juego.

El mundo de los simuladores de conducción lleva cierto tiempo dominado por tres o cuatro grandes franquicias que dictan las tendencias con claridad: Gran Turismo tiene como seña de identidad la perfección de la simulación y el realismo. Need for Speed, en cambio, destaca por su adictiva vertiente arcade. En Forza Motorsport, de la todopoderosa Microsoft, intentan rivalizar con los dos anteriores retándolos en su terreno.

El caso de Test Drive Unlimited es peculiar por haber probado, con cierta fortuna, mezclar características más propias de otros géneros, como el juego masivo online (llamado aquí Massive Open Online Racing o MOOR), localizaciones diferentes y vehículos no habituales, para lograr el estilo distintivo de la serie de Namco.

Es ese mundo abierto ambientado en escenarios exóticos o lujosos uno de los atractivos de Test Drive Unlimited 2 (TDU2). La orientación de pura competición multijugador le dota de una jugabilidad casi inagotable, sin olvidar la posibilidad de conducir contemplando los paisajes de la isla de Ibiza, que toma el relevo de la de  Oahu de la primera entrega.

En Eden Games han hecho suya en esta segunda parte la máxima que rige en el mundo del cine sobre las secuelas: mayor, más caro y más espectacular. Se ha incrementado el desarrollo de juego, aparte de la pura y dura conducción, con más actividad fuera de los coches y una presencia del dinero y el lujo que salta a la vista. Fuera del vehículo, el jugador podrá pasearse por algunos escenarios en un modo llamado Descubrimiento en el que tendrá la posibilidad de hacer uso del dinero, obtenido en las competiciones, para añadir mejoras o incluso cambiar de montura con el único límite de los ingresos que tenga.

El aspecto gráfico de TDU2 ha sufrido un lavado de cara que le hace aún más espectacular que su predecesor. Los paisajes ibicencos están recreados con gran esmero, haciendo hincapié en la selección de los mismos para que la variedad de entornos sea más que suficiente para el jugador. Con ello, el kilometraje que se puede recorrer ha crecido desde los 1.500 del juego original hasta algo más del doble en éste.

El catálogo de coches disponibles es de impresión, con unos 90 vehículos a nuestra disposición, algunos auténticas maravillas o incluso de colección, como es el caso de los llamados vintage, con un predicamento importante entre los apasionados del motor.

Test Drive Unlimited 2 se apoya en el poder de un factor multijugador online desafiante para hacer que el jugador se acerque al juego con el deseo de superar a contendientes reales. Aunque hay momentos en los que su dificultad flaquea, destaca por ser asequible a un público más amplio que el resto de simuladores. Si le añadimos el atractivo de Ibiza, es un ganador.

  • 1