Local

El macrocontrato del IMD irá a parar en su práctica totalidad a una sola empresa

DOC2011 recibe 5 de los 6 lotes para asumir los servicios de los centros deportivos de gestión directa a cambio de ocho millones. IU y PSOE lo encuadran en la «oleada de privatizaciones».

el 16 feb 2014 / 00:31 h.

TAGS:

La sociedad limitada DOC 2001 ha resultado adjudicataria de cinco de los seis lotes contemplados en el concurso público promovido por el Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla, para contratar los servicios y actividades de sus centros deportivos de gestión directa para las anualidades 2014 y 2015. El contrato, tramitado por vía de urgencia, contaba con un presupuesto de licitación de 8,4 millones , y los lotes adjudicados a DOC 2001 suman un importe global de adjudicación de 8 millones. Así, asumirá los grandes centros deportivos de Este, Macarena, Sur, Norte, Bellavista, Nervión-SanPablo y Cerro Amate. El único que no ha conseguido es el lote de Casco Antiguo, que fuea parar a manos de Campusport. El proceso se inició en septiembre, cuando el IMD anunció que se iba a externalizar los servicios y actividades de 18 centros deportivos de gestión directa, entre los que se encuentran los de Ifni, Mendigorría, San Luis, Mar de Plata, Tiro de Línea, Polígono Sur o San Pablo, entre otros. El contrato comprende principalmente el «servicio integral del programa de actividades acuáticas para las anualidades 2014 y 2015», con las propias actividades acuáticas, el control de accesos, el mantenimiento y la limpieza de las instalaciones, así como el servicio correspondiente a «salas de musculación», también en ese periodo, y el suministro de productos químicos para el tratamiento del agua en piscinas de gestión directa durante 2015. El pliego de condiciones técnicas que regulaba este concurso –que fijaba también la apertura y cierre de centros y atribuye a cada adjudicatario los horarios de actividades–, fue aprobado por el Consejo del IMD con el voto contrario de IU –que denunció el concurso al considerarlo «una privatización»– y la abstención del PSOE, exponía que el mencionado contrato se divide en seis lotes y cada uno incluye determinados centros deportivos. El contrato, por tanto, no está exento de polémica. Desde el inicio de su tramitación, la oposición lo encuadraba en la «ola de privatizaciones» promovida por el Consistorio, que insiste en que tal externalización es una práctica habital en el IMD y que la única diferencia con lo hecho por el gobierno anterior es que se unifican servicios en un macrocontrato para así ahorrar costes.

  • 1