martes, 20 noviembre 2018
05:26
, última actualización
Deportes

El Madrid aprueba con nota el examen del Reyno (1-5)

el 31 mar 2012 / 20:54 h.

Un estelar Ronaldo marca uno de los dos goles ante el Osasuna.

El Real Madrid aprobó con nota el examen en el Reyno de Navarra, donde en febrero perdió el Barcelona, con un estelar Cristiano Ronaldo, autor de dos goles y dos pases de gol para el 1-5 con el que el equipo de José Mourinho goleó a un Osasuna muy desdibujado.

Los blancos solventaron el choque en 40 minutos con goles de todos sus puntas: Benzema, Ronaldo e Higuaín, ante un Osasuna que apostó por un trivote que descolocó al equipo y, encima, el técnico José Luis Mendilibar fue expulsado a los once minutos.

El equipo madridista encauzó con celeridad el partido. Ronaldo le superó con claridad a Roversio y su centro desde la izquierda fue a los pies de Benzema, quien marcó un gran gol de volea derecha.

El Real Madrid tenía el encuentro donde quería. Aunque se relajó algo en los siguientes minutos, Osasuna estuvo perdido con el cambio de sistema. Así, solo llegó una vez con peligro, en un tiro de Nino que no encontró la portería de Casillas, sin trabajo durante toda la primera parte.

El equipo de Mourinho empezó a sentirse cómodo. Ronaldo galvanizó el ataque blanco. Andrés Fernández le sacó un zurdazo a Ozil en el 35, pero dos minutos después se vio sorprendido por un disparo desde 30 metros de Ronaldo.

Sin dar tregua aunque sin forzar la máquina, los madridistas buscaron más goles. Granero le puso un buen balón a Higuaín y el argentino resolvió picando el balón ante el portero osasunista. 0-3 al descanso y misión imposible para Osasuna en la segunda parte.

No obstante, el decorado cambió tras el descanso. Mendilibar volvió a su habitual esquema de juego con el cambio de Lekic por el jugador del filial Raoul Loé.

Osasuna se metió en el partido con un gol a los tres minutos. Roversio centró desde la derecha al segundo palo y Nino le ganó la partida a Arbeloa para reducir distancias de cabeza.

Los 'rojillos' se vinieron arriba durante unos minutos, pero el verdadero peligro lo ponía el Real Madrid. Higuaín y Ronaldo se entorpecieron mutuamente para perdonar un gol cantado con Andrés Fernández batido, en la jugada cómica del encuentro.

El astro portugués apagó cualquier atisbo de emoción al partido con un gol en una falta, bastante protestada por el equipo local. El disparo de Ronaldo se coló en la portería navarra tras pegar el balón en Lekic.

Ronaldo volvió a irse una vez más de Roversio, central desubicado hoy en el lateral derecho, y su centro lo cabeceó a gol Higuaín libre de marca en el primer palo.

El Barcelona sigue aferrándose a la posibilidad de reeditar el título de Liga y dio réplica a la goleada del Real Madrid en Pamplona con una victoria (2-0), merecida pero sin brillo, en el Camp Nou ante uno de los equipos de moda, el Athletic Club.

El espectáculo se resintió porque Milan y Shalke 04 condicionaron el choque entre el equipo vasco y el catalán. Por lo que exigieron a Barcelona y Athletic esta semana y por lo que aún les exigirán la próxima. Por eso, tanto Pel Guardiola como Marcelo Bielsa decidieron reservar a algunos de sus mejores hombres. Y un Barça-Athletic es menos partido sin Puyol, Xavi, Llorente, Muniain, Ander Herrera y Amorebieta no juegan de salida. El vasco, un equipo que basa su fútbol en su enorme despliegue físico, tuvo un día menos para recuperarse que su adversario y fue el que más acusó la resaca europea. Solo mordió arriba en los primeros minutos, cuando Toquero e Ibai salieron como locos a presionar la salida de balón de los centrales azulgranas.Luego, dándose cuenta de que su esfuerzo era estéril, el conjunto bilbaíno retrasó sus líneas y se dedicó a contrarrestar las acometidas locales, con Javi Martínez inmenso como sombra de Messi, buenas ayudas defensivas y voluntad para salir con el balón jugado a la menor ocasión.

Al Barça, dominador del partido desde el inicio, le costó, no obstante, generar su habitual caudal de juego. Cuando no faltaba profundidad, faltaba velocidad y, cuando no, precisión. Todo sucedía cerca de la meta de Iraizoz, pero allí mismo todo se desvanecía. Alves lo intento de lejos, a Thiago le anularon un tanto por fuera de juego, Aurtenetxe sacó sobre la línea de gol un remate de Piqué y Messi intentó meter la misma falta del Calderón, pero el meta del Athletic estuvo más rápido que Courtois. A falta de cinco minutos para llegar al descanso, Alexis robó un balón, Messi se lo sirvió a Iniesta y el centrocampista azulgrana fusiló sin piedad a Iraizoz.El Barça se marchó a los vestuarios sin haber sufrido ni un rasguño de los leones en toda la primera mitad, pero habiendo sudado de lo lindo para adelantarse en el marcador. Bielsa se dio cuenta de que, si seguía sin contar con algunos de sus primeras espadas, tendría muy difícil puntuar en el Camp Nou, y en el descanso recuperó para la causa a Muniain y Ander Herrera.

Sin embargo, el técnico argentino no contaba con que llegara el segundo del Barça antes del cuarto de hora de la reanudación. Mateu Lahoz señaló penalti por un leve agarrón de Javi Martínez a Tello, y Messi transformó. En los minutos finales, Keita remató al larguero, pudo marcar Muniain y Pedro hizo estirarse por última vez al meta del conjunto bilbaíno, pero el marcador no se movió. 


  • 1