Deportes

El Madrid mantiene los tres puntos sobre el Barça sufriendo en Mestalla

Con goles de Benzemá, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo, el equipo de Mourinho salió indemne de la visita al Valencia, que bien pudo obtener el empate en la segunda mitad con los goles de Soldado. El Barcelona tuvo una plácida victoria ante el Zaragoza (4-0).

el 19 nov 2011 / 23:43 h.

El Real Madrid sufrió para mantener el liderato en Mestalla, en un partido en el que fue superior en la primera mitad y aprovechó sus opciones en la segunda, ante un Valencia que hizo méritos tras el descanso para no perder y que reclamó un penalti en el área de Casillas en la prolongación.

Fue un encuentro emocionante, con goles, tensión, acciones de peligro, faltas y una gran intensidad por parte de ambos conjuntos, sobre todo en el segundo periodo, en el que se marcaron cuatro tantos. Hubo muchas opciones ante las dos porterías, pero la derrota fue un castigo excesivo para el Valencia.

Tras un buen disparo del valencianista Tino Costa en la primera jugada del partido, el Real Madrid demostró ser un equipo muy fuerte y poderoso y tomó las riendas del juego ante un rival que buscaba sus opciones a la contra.

A pesar de que, a priori, Dani Parejo había entrado en el equipo local para frenar a Xabi Alonso, el centrocampista vasco del Real Madrid se convirtió en el motor del engranaje del conjunto visitante.

Suyo era casi siempre el balón y buenas eran casi todas sus decisiones a la hora de jugarlo, ya que la pelota siempre llegaba en buenas condiciones a cualquiera de los que jugaban por delante de él e incluso a los laterales Arbeloa y Marcelo,

El Valencia buscaba asegurar la posesión del balón en su parcela defensiva para encontrar el hueco propicio a la contra, pero en el primer tiempo sus opciones fueron escasas. La defensa visitante casi siempre le superó y salvo en una acción en la que se señaló un dudoso fuera de juego a Parejo, el equipo local no llegó.

Sí que lo hizo el Real Madrid. Xabi Alonso sacó una falta sin que la defensa local estuviera colocada y Benzema ganó la espalda a los centrales locales para batir a Diego Alves.

Se llevaban veinte minutos del primer periodo y aunque el Valencia no se descompuso, no asedió con verdadero peligro la meta de Casillas. Por contra, el Real Madrid se aproximó en un par de jugadas y Alves sacó un balón con el pie ante Cristiano poco antes de que el encuentro llegara al descanso.

El Valencia también tuvo la primera oportunidad del segundo tiempo, pero Soldado no alcanzó el pase de Mathieu. A partir de ese momento, el partido cambió ya que el Valencia cambió por completo, se adueñó del balón y dominó al Real Madrid, que era el que jugaba a la contra. Cuando mejor estaba el Valencia, a mitad de este periodo, el encuentro se trabó con faltas, tarjetas y algún enfrentamiento, lo rompió el ritmo del equipo local y se convirtió en un respiro para el equipo de José Mourinho.

El Real Madrid había sido capaz de romper el ritmo del Valencia y, además, en un córner puso el 0-2 en un buen remate de cabeza de Sergio Ramos a la salida de un córner lanzado por Ozil. Parecía todo decidido, pero faltaba mucho. Dos minutos después, Soldado redujo distancias con un gran gol que volvió a dar emoción al partido, aunque casi de inmediato llegó el 1-3, marcado en una contra por Cristiano Ronaldo que superó a Diego Alves.

No estaba todo dicho. Un centro de Pablo permitió que Soldado metiera de nuevo a su equipo en el partido con el 2-3, en una segunda parte en la que el Valencia había sido más que el Real Madrid. Al final, el Valencia se volcó sobre la meta de casillas, tuvo sus oportunidades, pero recibió un duro castigo ante un rival que demostró que, además de estar una buena línea de juego, sabe sufrir cuando es necesario hacerlo.

El Barcelona cerró un nuevo partido en el Camp Nou con goleada, tras ganar 4-0 al Zaragoza, y suma otro choque en esta Liga en su feudo, el séptimo, sin encajar ni un solo gol, aunque el récord se alarga desde la jornada 31 de la temporada anterior.

Partido muy completo el que ofreció el Barcelona, en el que se encontró a un Zaragoza rocoso en el centro del campo durante la primera parte, aunque con una limitada vocación ofensiva, a excepción de un contragolpe que neutralizó Piqué y pocos balones largos que Valdés atrapó sin más.

El balón volvió a pies del Barça, que para este choque propuso dos extremos natos, como son el chileno Alexis Sánchez y el joven Isaac Cuenca, aunque los barcelonistas generaron mucho más contenido por el centro, donde jugadores como Messi y Cesc ofrecieron muchas opciones por su gran movilidad.

El Zaragoza tuvo un buen toque como conjunto para cerrar espacios, pero en ocasiones se vio desbordado y sobrepasado por las circunstancias, como entre los minutos 30 y 31, en los que la meta de Roberto recibió cinco disparos, en dos de ellos con intervenciones certeras del meta zaragocista.

Puyol, de cabeza en el 17, pudo haber inaugurado el tanteador y el casillero de goles del Barcelona de córner, aún a cero esta temporada.

Dos minutos después, en una acción a balón parado, tras una falta a Cesc, Xavi tocó con templanza, Puyol hizo un bloqueo y Piqué se encontró con un remate de cabeza sin oposición, que le permitió marcar el primer gol (1-0).

A la media hora llegó un acoso sin piedad del Barça. Primero Messi, a pase de Cuenca, que no tuvo el acierto para superar a Roberto, quien volvió a estar certero segundos después en un triple remate: Messi, Cesc y Alexis, especialmente en el del chileno, ya que lo sacó del área.

Un minuto después, Messi y Maxwell volvieron a tener opción de marcar, en sendos remates. Fue un momento de agobio para el Zaragoza, al que no le duraba la pelota en los pies y, además, se veía incapaz ya ni con faltas de poner en aprietos al Barça.

A falta de dos minutos para el final del primer tiempo, Messi marcó su gol (2-0), después de driblar a Lanzaro y batir con un fuerte disparo.

Con Lafita y Micael en el campo, el Zaragoza buscó algo que encontró en el 50 en un contragolpes que acabó con el balón en los pies del primero, pero su disparo lo neutralizó Puyol lanzándose al suelo. Nuevamente Lafita, en un robo del balón, se secó de encima a cuantos defensores le acosaron y disparó duro pero sin puntería.

La fiesta zaragonista se acabó cuando en la siguiente acción un centro dentro del área de Roberto lo recogió Keita, que envió a un Puyol solitario, quien tras revolverse y recoger el rechace del meta marcó con un zurdazo desde el suelo (3-0).

El cuarto azulgrana llegó por el empeñó del joven Cuenca, quien logró un balón imposible que se perdía en la banda, y Villa se lo encontró en el centro del área, y sólo debió empujarlo con la cabeza (4-0).

 

 

  • 1