Local

El Madroño: cien por cien digitalizados

El primer municipo en verse sorprendido por el apagón analógico esperaba que éste hubiera llegado el pasado 31 de octubre, pero se retrasará hasta hoy o mañana.

el 01 nov 2009 / 18:35 h.

TAGS:

Amparo Triguero muestra su viejo televisor sin TDT

El esperado, y temido por algunos, apagón analógico que este fin de semana debía llegar a El Madroño -primer pueblo en Sevilla- no fue tal, aunque a ninguno le hubiera pillado sin TDT (televisión digital terrestre). En los últimos meses la mayoría se había aprovisionado de los "aparatitos" para no quedarse sin televisión. "No ha hecho falta que nos lo indique el Ayuntamiento de ni nadie, como aquí nos conocemos todos, nos los hemos ido diciendo unos a otros", afirma Dami Cazorla. Y muchos otros han aprovechado para comprarse un televisor nuevo, como Manuel Baltasar Ruiz, que junto a Emilio Pichardo se reúne cada domingo en el bar de Marcelo en su regreso al pueblo desde Sevilla y Huelva, respectivamente.

"Yo me he comprado un LG que se ve estupendamente y le he comprado otro a mi padre, que vive aquí", afirma el primero, que aun así confía en que la señal analógica "a lo mejor no se pierde porque aquí estamos muy alto".

El municipio, que no llega a los 350 habitantes, recibe la señal analógica del repetidor de Almonaster la Real, en Huelva, y aunque estaba previsto que el pasado 31 de octubre fuera el último día en que se viera la televisión con la antena tradicional, ayer todo seguía igual. La alcaldesa, María Josefa Rubiano (PSOE), destaca que se puede producir en cualquier momento: "Desde hoy [por ayer] hasta el día 3, dependemos del apagón analógico de Almonaster la Real".

Ese momento va a ser triste para Amparo Triguero, una trianera -"de la calle Antillano Campos"- que llegó a El Madroño poco antes de casarse y este sábado celebró su 48 aniversario de boda con Manuel Delgado. Todavía ve la televisión en el salón con chimenea de su casa en un Thompson. "El primero de color que me regaló mi madre hace casi 30 años", precisa mientras pasa los canales para comprobar que se siguen viendo. "Me da una pena", añade, "le he dicho a mi hijo que a ver si podemos ponerle algo por detrás para que yo pueda verla". Y es que el problema es, lógicamente, que no tiene euroconector. Ni siquiera le consuela el nuevo que sus hijos le regalaron en Navidad y que tiene en la salita, "porque aquí está la chimenea y es donde pasamos los meses de invierno".

Si su televisor es casi una pieza de museo, mucho más lo son los miles de artículos antiguos, de campo y de casa, que guarda en cada centímetro de pared, tanto en el interior como en el patio exterior, de lo que presume. "De jovencita ya me gustaba y empecé a coleccionar todo esto", señala, y hace un recorrido por viejas planchas de hierro fundido, ánforas, máquinas de coser, teléfonos y mil y una fotografías de su familia.

A pocos metros, también estrenó hace poco un televisor nuevo Isabel Cazorla, que se recupera de una operación con la pierna enyesada junto a su hermana Blasa que ha llegado de Sevilla para cuidarla. "En el verano me la regalaron mis sobrinos y la veo estupendamente, aunque a mí no me gusta:  los domingos veo la misa por la mañana en la segunda y la quito".Si hoy o mañana se produce el apagón analógico, los vecinos de El Madroño ni siquiera se darán cuenta gracias al "aparatito de detrás".

  • 1