Cultura

El Maestranza perdería medio millón si se anula ‘El ocaso de los dioses’

El pulso entre músicos y empresa amenaza la ópera los días 14, 17 y 20. Este título de Wagner culmina la ambiciosa tetralogía operística planeada por Halffter, que anuncia que quiere continuar.

el 09 jun 2014 / 22:56 h.

TAGS:

 El enquistado enfrentamiento que mantienen los músicos de la Sinfónica con quien ha sido su director durante la última década, Pedro Halffter, amenaza con ensombrecer el final de la temporada del Teatro de la Maestranza, que tiene previsto representar los días 14, 17 y 20 de junio la ópera El ocaso de los dioses de Richard Wagner, el gran cierre de la tetralogía El anillo del Nibelungo, inspirada en la mitología nórdica y en el poema épico germánico La canción del Nibelungo. El equipo de esta coproducción del Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia y Maggio Musicale Fiorentino presentó ayer esta obra, la de mayor complejidad técnica de todas las que hasta ahora se han visto en el coliseo hispalense, y que se enfrenta a una convocatoria de huelga por parte de los trabajadores de la orquesta para esos tres días. Las posturas están muy alejadas. Ayer, al cierre de esta edición, no se había producido una reunión entre las partes, lo que dificulta cualquier acercamiento. El motivo, de nuevo, las diferencias sobre cuándo debería ser la reunión. Mientras que el comité de empresa pedía verse con la gerencia a las 18.00 horas, ésta –que ya ha ofrecido varias opciones también rechazadas por los músicos– rehusó esta ópción al estar convocado para esa hora el preensayo general. Así las cosas, los trabajadores han elaborado una propuesta que han hecho llegar a las administraciones que conforman el consejo de la Sinfónica, la Junta y el Consistorio. Aunque no quieren hacer pública su propuesta antes de reunirse con la empresa, avanzan cuál es su primera petición: «La huelga está convocada para participar en la elección de una nueva dirección artística, no para mantener la actual. Para desconvocar el paro, Halffter tiene que irse», explica el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Pérez. El maestro, por su parte, presentó ayer la ópera, una gran apuesta personal en la que viene trabajando desde 2009, en la que hay más de 300 personas implicadas y que supondrá la movilización de un ingente despliegue técnico: tres piscinas, una torre humana de 30 personas, retroproyectores y grúas. «Se trata de una espectacular producción de casi seis horas», destacó el director, que su-brayó que se trata de un «acontecimiento internacional» al que acudirá público desde China, la India y_Alemania. Esta ópera tiene un coste de 500.000 euros para el Maestranza, una inversión que a su juicio «está dentro del coste medio, es más barata que otras que han venido al teatro» y además contará con una fuerte financiación privada y recaudación por taquilla. En su opinión, culminar la tetralogía supondrá para el coliseo hispalense «alcanzar su mayoría de edad». «Es un reto para la ciudad, el director y el público. Es el compromiso que más me importa. Si no planteamos retos es mejor no estar», añadió. Sobre la posibilidad de que la huelga de los músicos impida la celebración de la ópera, Halffter prefirió no dar su opinión, limitándose a señalar que no él lleva las conversaciones y que «se está negociando y haciendo todo lo necesario para que se puedan llevar a cabo las funciones». «Están en fase de negociación», aseveró antes de mostrar su confianza en que haya un acuerdo. Durante la rueda de prensa, los medios de comunicación plantearon, sin obtener respuesta, si el Maestranza estudia cambiar las fechas de la ópera, sustituir a la orquesta o buscar otra fórmula en caso de que finalmente se produzca el paro. Desde el comité explicaron a este periódico que cualquiera de esas opciones, en su opinión, iría contra su derecho a la huelga, por lo que descartaron que sea posible ni siquiera recurrir a la fórmula de 2002, cuando durante un paro de músicos se optó por representar una ópera acompañado solo por piano. «Ya ganamos ese juicio una vez», apuntó Pérez. Mientras llega la solución, todos en la rueda de prensa de ayer recalcaron la importancia del título previsto en el teatro sevillano, que ya ha sido representado en Valencia y Florencia (Italia), y próximamente se podrá ver en Houston (EEUU). La dirección escénica corre a cargo de Carlus Padrissa, de La Fura dels Baus, que cuenta con la colaboración del coro de la Asociación Amigos del Teatro de la Maestranza, dirigidos por Íñigo Sampil. Padrissa dijo que es la producción más compleja que ha dirigido en su carrera. «Es la parte más humana de la tetralogía. Hasta ahora solo hemos tenido dioses, ahora Siegfried llega a una ciudad como podría ser Sevilla, con río, donde encuentra espejismos que lo confunden. Se olvidará de todo. Es la confusión del héroe. El hombre se va a liberar y se producirá la caída de los dioses», para acabar con «la redención del amor», relató. En cuanto al reparto, destacan las voces de la soprano Linda Watson, en el papel de Brünnhilde; el tenor Stefan Vinke, como Siegfried; el barítono Martin Gantner, como Gunther; la soprano Sandra Trattnnig, en el papel de Gutrune, tercera Norna; el bajo Christian Hübner, como Hagen; el barítono Peter Sidhom, como Alberich; y la mezzosoprano Elena Zhidkova, como Waltraute, segunda Norma. En medio de una de las mayores crisis institucionales que ha atravesado el Teatro de la Maestranza y la Sinfónica en la última década, el maestro Pedro Halffter rompió al fin ayer su silencio para dejar claro que quiere seguir como director del coliseo y de la orquesta una vez que este verano le cumpla su contrato –lleva una década en el cargo–, que tiene un proyecto para ambas instituciones y que el dinero –una eventual bajada de sueldo impuesta por las administraciones para recortar costes– no sería un problema. Sin embargo, se ha visto obligado a anunciarlo a los medios de comunicación antes que a las instituciones, ya que el consejero de Educación y_Cultura,_Luciano_Alonso, aún no le ha recibido –hace meses le pidió una cita para abordar las diferencias que los separan–, y el Ayuntamiento, por su parte, aunque es su gran valedor, todavía no le ha invitado a presentar su candidatura para el puesto, dentro de la convocatoria restringida que se quiere celebrar para elegir a su sucesor. «Siempre he dicho que antes de manifestarme al respecto se me tenía que hacer la invitación, cuando se produzca diré qué quiero hacer, pero de momento no se ha producido», empezó diciendo Halffter, que poco a poco fue cediendo ante las preguntas de la prensa. «Después de esta tetralogía hay que dar un paso adelante, haciendo la ópera del siglo XXI_Doctor Atomic, que tenemos programada. Tengo ideas, retos e ilusiones», apuntó Halffter, que dice sentirse «feliz, querido y respetado» en Sevilla, «tanto por parte del público como de los músicos de la orquesta y muchas personas que desde hace tiempo me muestran su cariño de forma privada e incluso me paran por la calle. Esto es lo que yo siento», se confesó el maestro. Preguntado sobre si no existe posibilidad de limar sus diferencias con los músicos, el director afirmó que su «relación con ellos es buena» y destacó que los ensayos se desarrollan «con total normalidad». «Hemos hecho muchos proyectos juntos y se puede seguir trabajando. Hacer El ocaso de los dioses es llegar._Ahora hay que volver a explotar hacia arriba», concluyó antes de apuntar a la crisis económica, con la consiguiente reducción de las aportaciones públicas al Maestranza y la Sinfónica, como responsable de la situación generada. La directora gerente del Maestranza y la Sinfónica, Remedios Navarro, también acudió a hablar con los medios al finalizar la rueda de prensa, y confirmó que ella también optará a la reelección en el cargo, que se renovará por convocatoria pública, y rechazó la petición de los músicos de contratar una gerencia de la orquesta indedendiente a la del teatro, ya que esto incrementaría costes y empeoraría la coordinación entre ambas instituciones, una fórmula «que fue pactada en 2005 entre las cuatro administraciones». «Yo siempre he trabajado en favor de las dos plantillas, procurando crear las mejores condiciones. Y todo ello cobrando solo por mi trabajo en el teatro, que es el compromiso que asumí cuando llegué», subrayó. En cuanto a las críticas lanzadas contra ella por parte del comité de la orquesta por no conseguir aportaciones privadas suficientes para reducir el déficit, Navarro recordó que la crisis originó una bajada de ingresos por parte de las administraciones contra la que resulta difícil luchar «por muchos fondos privados que traigamos». Pese a ello, reivindicó que «esta orquesta es la que tiene más recursos propios de cualquiera de las españolas, ya que un 26% de su presupuesto proviene de recursos propios, a través de taquilla, abonos, patrocinios, micromecenazgos y contratos al exterior». Navarro aseguró que está al corriente de las negociaciones que el comité de empresa está llevando a cabo con la Junta y el_Ayuntamiento al margen de la gerencia, si bien recordó que «el acuerdo final lo tendrán que firmar con la empresa», es decir, con ella. Por ello, volvió a ofrecerse a los trabajadores de la Sinfónica para negociar, incluso después del ensayo pregeneral de la ópera El ocaso de los dioses, que terminó cerca de la medianoche. En este sentido, se mostró «abierta al diálogo y a mantener una reunión con los empleados», aunque hasta el momento «no ha podido ser» debido a que el comité ha declinado sus convocatorias para negociar. «Hemos invitado hasta en tres ocasiones a los trabajadores para concertar dicha reunión, pero aún no se ha producido el encuentro», dijo. En cuanto a la imposibilidad de negociar ayer a las 18.00 horas, remarcó que el ensayo pregeneral era «inamovible e importantísimo» y confió en que el conflicto se zanje lo antes posible. Desde la Junta y el_Ayuntamiento ayer no quisieron hacer ayer declaraciones sobre el conflicto.

  • 1