Deportes

El Mairena apela al producto local para obrar la hazaña del ascenso

Nueve jugadores y el técnico han nacido en Mairena. Víctor Gago es el emblema de una plantilla confeccionada para obtener la permanencia. La localidad está entregada al sueño del ascenso.

el 23 may 2013 / 21:33 h.

IMAG0112 Los jugadores nacidos en Mairena, junto al técnico. Alonso Ramírez Romero (Mairena del Alcor, 5 de agosto de 1966) es el héroe de un cuento con final feliz. El Mairena disputará el próximo domingo el encuentro de ida del play-off de ascenso a Segunda División B, el cuarto de forma consecutiva, tras firmar una temporada memorable. Con un plantel repleto de canteranos y un entrenador con ADN alcoreño, el once del San Bartolomé tratará de derrotar al Collado Villalba madrileño y sellar el pasaporte para la segunda ronda. Mairena del Alcor ya luce los colores blanco y negro, en las tabernas el debate fluye en torno al club anfitrión y el teléfono del principal protagonista de la hazaña registra decenas de llamadas a diario. Es el precio de la fama. El CD Mairena inauguraba en julio una campaña de transición. El agradable recuerdo del curso liguero 2011-12, en el que el bloque de Manolo Sanlúcar, ahora en el Algeciras, disputó el play-off, lastró las expectativas generadas sobre una plantilla repleta de gente joven y jugadores nacidos en Los Alcores. José Puche dimitió por problemas personales y, apenas unos días después, la directiva anunciaba el nombre de su relevo: Alonso Ramírez. La decisión fue aplaudida desde el inicio. Ramírez ya había lucido la camiseta del CD Mairena en su prolija etapa como jugador y conocía la cantera local gracias a su periplo en las filas de La Barrera, el otro conjunto de la localidad. A Ramírez, profesor de Educación Primaria, no le surgieron dudas y, en un alarde de valentía, reclutó a Víctor Gago, un emblema en el fútbol mairenero, Óscar, Vega, Julio Alberto, Javi Jiménez, Severo y Jaime, a los que después se han unido los jovencísimos Juan y Pepe Bustos. El protagonismo de la fábrica creció con el transcurso del tiempo y, con el filial ya ascendido, Diego Moncayo, Antoñito y Joserra se enrolaron en los entrenamientos de la primera plantilla. “El pueblo está entregado porque va al campo y está familiarizado con la mayoría de los jugadores”, presume Ramírez. “A principios de temporada el objetivo no era meterse en play-off, pero el equipo ha ido funcionando y nosotros ya no queremos renunciar a ningún reto”, advierte un mairenero de pro. “Me siento muy feliz como entrenador, como exjugador, como aficionado y como mairenero”, subraya este auténtico trotamundos del fútbol. Mairena del Alcor está especialmente sensibilizada con unas eliminatorias que coinciden con el 90º aniversario fundacional de la entidad, una efeméride que se conmemoró con un encuentro amistoso ante la primera plantilla del Sevilla FC. El público ha respondido de forma sensacional a la promoción de venta de entradas fijada por la directiva, que ha optado por establecer precios asequibles para combatir la crisis. El club ha decidido que los abonados paguen 7 euros para presenciar el duelo ante los madrileños, una cifra que crece hasta los 10 para el público en general. Además, la entidad albinegra ha querido guiñar al público veterano. Los pensionistas abonarán 5 euros si disponen del carnet de socio y 8 si no se alistaron. Una forma de contribuir a un sueño colectivo. Al de una localidad, Mairena, entregada a un idilio sin final. 

  • 1