Local

El mal de las vacas locas reaparece y se cobra dos vidas en León

Dos personas de la provincia de León murieron en diciembre de 2007 y febrero del presente año a causa de la enfermedad de Creutzfeld-Jacob, más conocida como de las vacas locas. Tenían 40 y 51 años y se contagiaron al ingerir carne intoxicada antes del año 2001.

el 15 sep 2009 / 02:54 h.

TAGS:

Dos personas de la provincia de León murieron en diciembre de 2007 y febrero del presente año a causa de la enfermedad de Creutzfeld-Jacob, más conocida como de las vacas locas. Tenían 40 y 51 años y se contagiaron al ingerir carne intoxicada antes del año 2001.

Una de las personas fallecidas lo hizo el 7 de febrero de este año en el Hospital Universitario de Salamanca, donde había sido derivada desde León. La otra murió el 28 de diciembre de 2007. Para dar cuenta de ambos fallecimientos compareció ayer en rueda de prensa del director general de Salud Pública de la Junta de Castilla y León, Javier Castrodeza, quien dijo que las dos muertes no tienen consecuencias epidemiológicas y no plantean problemas de salud pública.

El responsable de Salud Pública añadió que las edades de los fallecidos son de 40 y 51 años, aunque no precisó el sexo de las dos víctimas. Castrodeza insistió en que el diagnóstico de dicha enfermedad se produce post mortem, con la autopsia del paciente y el examen de su cerebro, y apeló a la "prudencia" para el tratamiento de este asunto, ya que hasta que no se ha dispuesto de los resultados de los análisis no se podía confirmar la causa de los fallecimientos.

El periodo de incubación de esta patología "se desconoce", si bien "se habla de entre 8 y 10 años", por lo que el contagio de dichas personas podría coincidir con el periodo de epizootia que afectó a Europa en esa etapa, según el director general de Salud Pública de Castilla y León. En aquella fecha, y tras la detección en España el 22 de noviembre de 2000 del primer caso de un animal afectado por la Encefalopatía Espongiforme Bobina (EEB), la Unión Europea adoptó medidas de control, prevención y erradicación de la enfermedad.

Sin embargo, entre la detección del primer caso de EEB hasta la entrada en vigor de dichas medidas de control, entre ellas la suspensión del uso de harinas cárnicas en el pienso para el ganado, la población pudo estar sujeta a cierto riesgo.

la demora. Castrodeza justificó que ambas muertes no se hayan dado a conocer hasta ahora por el hecho de que hay un registro nacional sobre la enfermedad y una página web del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, donde se detallan los incidentes y se controla la información. Así, calificó de "conjeturas" las informaciones sobre cómo pudieron contraer la enfermedad los ahora fallecidos y subrayó que, actualmente, el consumo de carne "no plantea problemas".

Por su parte, el presidente del Colegio de Veterinaria de España, Juan José Badiola, no descartó que en España se pueda producir algún caso más de enfermedad de las vacas locas, al tiempo que subrayó la seguridad del consumo de vacuno. Sobre las dos muertes conocidas ayer, el experto señaló que es imposible conocer las causas hasta que concluya la investigación de Castilla y León, por ejemplo sobre si las víctimas habían viajado al extranjero, habían recibido alguna transfusión sanguínea, etcétera.

También le extrañó la edad de uno de los fallecidos -51 años-, porque en general esta enfermedad afecta a personas menores de 40 años, y le sorprendió la cercanía de las fechas en que murieron.

  • 1