Local

El maltratado se queda con los hijos

Cerca de 800.000 menores sufren la violencia de género en España.

el 26 nov 2010 / 19:54 h.

TAGS:

El Gobierno dio ayer el visto buena a la reforma del Código Civil para que una persona no pueda ejercer la custodia individual de los hijos tras una separación o divorcio si está imputada en un proceso penal como autor de malos tratos.


Una medida similar ya se venía realizando desde hace unos años. Así, desde 2005 se ha retirado la custodia en 11.000 casos de violencia de género, según declaró Inmaculada Montalbán, presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. La vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) explicó que cuando una mujer presenta una denuncia por violencia de género y hay indicios de que se ha cometido el delito, existe riesgo para el menor, el magistrado puede retirar la custodia de manera cautelar si el interés del niño lo exige.


Y es que alrededor de 800.000 menores están expuestos a la violencia machista, según informó ayer el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente. De ellos, 200.000 son niñas o jóvenes que tienen a sus madres bajo protección. Además, el 90% de estos menores viven directamente este tipo de violencia, ya que se encuentran en la misma habitación donde se producen o cerca de ella. También aseveró que en un 40% de los casos el maltrato también se produce contra el niño.


Por ello, la incitativa del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad pretende con este acuerdo dar prioridad dentro de la lucha contra la violencia machista a la protección de los menores que se encuentran expuestos y sufren las consecuencias de los malos tratos.
Entre las medidas acordadas, el Gobierno decidió elaborar un protocolo para atender a las mujeres españolas que son víctimas de violencia de género y residen en el extranjero, además de protocolos de atención sanitaria para féminas en situación de especial vulnerabilidad, como inmigrantes o con discapacidad. Igualmente, el Gobierno tiene previsto introducir reformas legales para impedir que los hombres condenados puedan heredar el patrimonio de la víctima, por lo que estos delitos figurarán entre las causas de "indignidad sucesoria y desheredación".


Medida cautelar. Respecto a la custodia, el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó que será, en cualquier caso, una medida de carácter cautelar que deberá adoptar el juez de lo civil para proteger a los hijos mientras se resuelve el proceso penal abierto contra el presunto maltratador. Asimismo, recordó que se trata de un mandato que será aplicable tanto a hombres como a mujeres, porque el Gobierno considera que es preferible que el menor esté "con el presunto maltratado o maltratada" que con quien presumiblemente ha ejercido esos malos tratos.


La decisión auspiciada por la ministra Leire Pajín ha sufrido el rechazo de muchos organismos y partidos políticos. Las asociaciones de magistrados Jueces por la Democracia (JpD) y Francisco de Vitoria la calificaron de "propagandística", "peligrosa", "innecesaria" y "absurda". Su portavoz, José Luis Ramírez, señaló que se trata de "una decisión propagandística que no responde a ninguna necesidad real, porque la legislación actual ya permite que el juez, valorando el caso, pueda inhabilitar al maltratador" para el ejercicio de la guardia y custodia o de la patria potestad "por el tiempo que sea".
Frente a las críticas de estos de jueces, Rubalcaba se mostró convencido de que la polémica cesará cuando conozcan con precisión los términos de la reforma que se plantea.

Además, recordó que en los últimos tres años y medio se han presentado 470.710 denuncias, lo que según el Gobierno refleja la reacción de la sociedad y de las mujeres que sufren este tipo de violencia, y casi 95.000 mujeres se encuentran todavía en situación de protección policial. En la rueda de prensa posterior al Consejo, Rubalcaba, tras revisar estas cifras y reconocer que los datos de este año son ya peores que los del pasado ejercicio, se preguntó qué habría pasado "si no hubiéramos hecho nada"

  • 1