El máster de profesor desborda el cupo de plazas y supera al CAP

Algunas universidades andaluzas pondrán números clausus ante el exceso de demanda para el nuevo postgrado que da acceso a las oposiciones de Secundaria.

el 12 oct 2009 / 19:16 h.

Alumnos del antiguo CAP revisando las notas.
El máster obligatorio para acceder a una plaza de profesor en Secundaria, Bachillerato y FP ha sido uno de los más demandados en las universidades andaluzas: 10.044 preinscripciones (4.570 como primera opción). El postgrado sustituye al Curso de Adaptación Pedagógica como requisito previo para enseñar en los institutos. Quienes se encargaron de dirigir el CAP durante 38 años siempre lamentaron que este sistema de acceso a la enseñanza era deficitario, que se nutría de estudiantes que recurrían a la docencia porque no encontraron salida en sus carreras y que creaba malos profesores. El "facilismo" que se le reprochaba al CAP tenía dos razones: era muy corto (tres meses) y muy barato (189 euros).

 

Al albur del Plan de Bolonia, el máster de Secundaria ha llegado con la pretensión de profesionalizar la carrera docente. El CAP se ha convertido en un postgrado de un año, con tres meses de prácticas, requisitos de acceso más estrictos y un coste total de 1.626 euros. Las universidades esperaban que elevando las cotas de exigencia, tanto en el precio como en los requisitos y la duración, terminarían inscribiéndose sólo quienes realmente tenían vocación docente. Se apearían los que hacían el CAP, no para ser profesores, sino funcionarios (nueve de cada diez, según un viejo informe de la Hispalense).

Pero la crisis económica y los estragos del paro entre los jóvenes han echado por tierra las previsiones. Al fin y al cabo, al final del máster hay unas oposiciones y la puerta a un empleo de por vida. Las solicitudes del máster de ESO -cuyo plazo de entrega se cerró hace unos días- han igualado a las que solía recibir el CAP.

En algunas facultades incluso las superó, como en Granada (1.887 preinscripciones), Málaga (1.366) y Sevilla (2.299). Por ahora, son sólo preinscripciones (algunos alumnos se han apuntado a varias especialidades) pero ninguna universidad espera bajas en este máster al formalizar la matrícula. Muchas de ellas -como Granada, Pablo de Olavide, Córdoba, Almería y Málaga-, se verán obligadas a crear números clausus, porque las solicitudes triplican las plazas ofertadas. En cambio, algunas especialidades no llegarán a impartirse, porque han recibido menos de las diez solicitudes exigidas para ofertar las clases. En general, la demanda ha sido muy dispar: Historia y Lengua y Literatura, como en el CAP, son las especialidades con más peticiones. Matemáticas dejará de ofertarse en varias provincias por falta de alumnos.

"El máster de ESO ha sido el postgrado estrella. La avalancha de inscripciones ha desbordado las previsiones de la Universidad y habrá que dejar a muchos fuera porque no hay recursos para soportar el mismo número de alumnos que tenía el CAP", explican desde la oficina de Postgrados de la Universidad de Málaga.

El CAP en Sevilla no limitaba el cupo de alumnado. Solían matricularse unos 1.500 al año, que superaron los 2.000 cuando se confirmó la última convocatoria y la inminente llegada del máster. Pero un postgrado obliga a las facultades a invertir más en personal e instalaciones (se ofertan 15 especialidades), y no todas tienen recursos para tanto alumnado.

Las universidades achacan la sobredemanda a la crisis y a la mella que ha hecho el paro entre los licenciados. "El Ministerio de Educación ha ofrecido circunstancias especiales en esta primera convocatoria: los que se inscriban podrán aspirar a una plaza de funcionario docente en menos de nueve meses. Y tal y como está el mercado laboral, nadie va a renunciar a intentarlo, aunque tenga que pagar mucho más", explican desde la comisión interuniversitaria que diseñó el postgrado en Andalucía.

La comisión intentó convencer a la Consejería de Innovación para que rebajara el precio del máster de ESO "dada la especificidad del título y su importancia para el sistema educativo". Quienes cursen el postgrado este año podrán concursar a una plaza pública para ser docente en junio, aunque aún no tengan el título. Pero la Junta fijó el precio oficial para cualquier postgrado, aunque los parados podrán cursarlo gratis, porque el Gobierno les becará estos estudios hasta que consigan trabajo. Las clases empezarán en noviembre.

  • 1