Salud

El médico se adapta a su nuevo rol de la relación de igual a igual con el paciente

os expertos señalan que ya se acabó la etapa de «las mentiras piadosas» para pasar a una en la que el paciente es protagonista en su tratamiento

el 21 oct 2014 / 13:00 h.

TAGS:

600_Imagen _ML_0424 El médico, durante siglos, ha administrado un sedante al enfermo, para que este no se preocupara en exceso de lo que le ocurría. Forma parte de la tradición hipocrática, cul- tivada desde hace tiempo, por el facultativo, que «ha sido paternalista», ocultando a su paciente «cosas para no preocuparle». Ese escenario ha cambiado, según se expuso en la   jornada de El Médico y su entorno profesional que tuvo lugar recientemente en el sede del Colegio Oficial de Médico de Sevilla. Y ha cambiado hacia uno en el que el médico y el paciente se igualan a través de herramientas como el consentimiento informado o simplemente, con un cambio de filosofía, en el que la «dignidad no la confiere el estatus, sino la autonomía del individuo a la hora de decidir su camino». Y en ese marco se incluye cómo quiere esta persona ser tratado e intervenido. El escenario lo dibujó en la jornada el secretario del comité de Ética y Deontología del Colegio de Médicos, José María Domínguez Roldán, que expuso uno de los déficits de la atención médico-paciente. «Nos enseñaron a operar y diagnosticar, pero no a aceptar la autorización del paciente o tenerlo informado», señaló Domínguez, que fue tajante al aseverar eso de que «se acabaron las mentiras piadosas, sino un abordaje cuidadoso de la verdad». Ahí, expuso que no es el mismo aplicar esta teoría en España, que requiere un «análisis más caritativo» que en las consultas de EEUU no sería posible. «La decisión del paciente sólo será adecuada si tiene la información verídica, suficiente y necesaria aunque prudente, con tintes esperanzadores siempre que sea posible», defendió. Ese cambio de filosofía también lo reivindicó el secretario de la Comisión Deontológica de la OMC,  Mariano Casado, que insistió en que «se ha pasado del principio de beneficiencia a la libertad del paciente y su capacidad de decidir». Así, expuso que ya no se cumple el dicho de todo por el paciente pero sin el paciente, sino que la relación es casi simétrica  –«no puede ser igual del todo», recalcó–. Admitió que a los médicos se le plantean innumerables dudas sobre la información. Y  la respuesta más habitual es tirar del código deontológico del facultativo. Pero, para el que todavía tenga dudas, acudió a las jornadas el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria,César Tolosa, que profundizó sobre el consentimiento informado y el marco legal existente. Y puso el acento en un detalle: el consentimiento informado no sólo se debe plantear cada vez que haya alguien que tenga que pasar por el quirófano, sino «en todo acto médico». «Eso sí, a mayor intensidad de la intervención, las consecuencias dañosas son superiores y el riesgo es mayor», recuerda. Y, entre tanto vericueto legal, el jurista aporta un camino muchísimo más sencillo del que ofrecen las diferentes leyes: el aplicar el sentido común. No fue el único frente de debate abierto. El Colegio de Médicos de Sevilla se convirtió en un foro de debate abierto hacia todo tema de actualidad. En la mesa redonda El presente y futuro delejercicio profesional de la medicina se pasó de la ética del profesional a la situación real. El portavoz  del PP en la comisión de Sanidad, Jesús Aguirre, fijó el debate: defendió que elMinisterio de Sanidad ha dado un giro en busca de un sistema sanitario único con 17 modelos cohesionados y no le sobraron prendas para cuestionar las políticas llevadas a cabo por la Junta de Andalucía, a la que responsabilizó del 70 por ciento de los puestos de trabajos perdidos en la Sanidad pública en los últimos años. Más profundo fue su análisis sobre cómo está la Sanidad española frente a la europea. Así, desterró mitos como que los españoles vamos mucho al médico –7,4 veces al año frente a la media que está en 7,8 visitas– y reivindicó la esperanza de vida –la mayor por detrás de Japón– cimentada, además de por hábitos saludables, por la respuesta sanitaria. Más números aportó el vocal de Atención Primaria de la OMC, Vicente Matas, todo un experto en las lides retributivas. Su análisis no dejó bien parado a Andalucía primero –que está a la cola en la mayoría de aspectos, hasta el punto de que hay MIR que ganan más que un facultativo–, y a España que «históricamente» está por debajo del resto de la UE. «Necesitamos que se rectifique y no cojan el avión para ir a sitios donde los traten mejor», dijo. éxodo. En esos temores ahondó el vicepresidente de la OMC, Serafín Romero. «Como no nos van a querer en Europa, cuando demostramos alta capacitación y vamos gratis en países en vías de desarrollo», remarcó. En su explicación, aclaró que ya hay médicos españoles que toman la decisión de coger las maletas e irse a plazas vacantes en Etiopía «o Brasil, donde tienen dificultades para encontrar profesionales que vayan a zonas de selva o marginales». «No olvidemos que, aunque se pueda cobrar más, a nadie le gusta trabajar lejos de su casa», remarcó el vicepresidente de la OMC.

  • 1