Deportes

El mejor ataque, la mejor defensa y el mejor fortín

El Betis marca más goles y encaja menos que cualquier otro de Segunda División. Y en casa ha ganado todo lo que ha jugado y acumula ya cinco victorias consecutivas. Demoledor.

el 31 oct 2010 / 20:39 h.

¿Qué entrenador no sueña con que su equipo meta más goles que nadie y encaje menos goles que nadie? Pues así está el Betis de Pepe Mel después de diez maravillosas jornadas en las que sólo ha dejado escapar cinco de los treinta puntos en juego. Es el más goleador de Segunda, con 26 dianas a favor, y al mismo tiempo tiene la portería menos batida, con 8 tantos en contra (los mismos que el Valladolid). A día de hoy, por tanto, es el equipo total de la categoría, con un equilibrio perfecto entre su balance defensivo y su rendimiento ofensivo.

El poderío de ese ataque se advirtió desde el principio, pero quién iba a adivinar que el Betis a estas alturas llevaría una media de 2,6 goles por jornada y que habría marcado en todas las jornadas ligueras. Y la alegría se ha desbordado: en las dos últimas jornadas, siete goles (0-3 en Salamanca y 4-0 al Rayo), y en las tres últimas, nueve (2-1 al Girona). Rubén Castro suma siete (todos en las ocho últimas jornadas) y Emana lo secunda con seis.

Este despliegue de efectividad, además, no merma en absoluto la capacidad defensiva del grupo. Todos atacan, casi todos defienden y el resultado es que no hay ningún portero que haya recibido menos goles que Goitia: ocho. El promedio no llega al tanto por jornada. Además, es la primera vez que empalma dos partidos consecutivos sin encajar un gol (230 minutos en total).

Además de ser el mejor equipo de Segunda por puntos, goles a favor y goles en contra, el Betis también está brindando a sus aficionados uno de los mejores ejercicios como local que se recuerdan en Heliópolis. Cinco partidos de Liga ha jugado allí y cinco victorias acumula ya. En La Palmera no veían tanto triunfo consecutivo de los suyos desde la lejana y legendaria 2004-05, por supuesto en Primera, aunque entonces la racha se extendió a ocho encuentros en total: 2-1 al Barcelona, 2-1 al Villarreal, 2-1 al Racing, 1-0 al Atlético, 2-0 al Mallorca, 4-0 al Numancia, 3-1 a Osasuna y 2-0 al Deportivo. La pasada campaña, por poner un ejemplo, el tope de victorias seguidas como local fue de sólo tres.

El excelente registro de Mel, de todas formas, aún está lejos de las mejores marcas históricas del club. En Segunda, en la 93-94, el Betis llegó a ganar catorce partidos seguidos en el Villamarín. En Primera, el récord absoluto es de doce en la 83-84.

  • 1