Local

El menor fallecido pudo perder el control de sus patines

La Policía baraja que el chico se interpuso en la trayectoria del autobús al intentar cruzar la calle

el 16 ago 2011 / 19:08 h.

TAGS:

El menor falleció atropellado en las inmediaciones de Plaza de Armas, zona donde se concentran patinadores. / J.M. Paisano (ATESE)

El menor de 13 años que perdió la vida el pasado viernes tras ser atropellado en las inmediaciones de la estación de autobuses Plaza de Armas podría haber perdido el control de sus patines. Según la Policía Local, que está realizando el atestado del suceso, ésta sería la causa del accidente que se saldó con el fallecimiento del chico.


Fuentes policiales declararon a Europa Press que otra de las teorías con las que los investigadores trabajan es que el menor pudiera cruzar sin mirar adecuadamente, si bien aún se desconocería la causa de por qué lo hizo exactamente por ese punto de la vía y si éste quiso cruzar de un lado para otro voluntariamente o se vio incapaz de controlar la motricidad.


Las fuentes consultadas resaltan que algunas de las zonas del entorno -donde el Ayuntamiento  inauguró recientemente un nuevo skate-park , ubicado en un área de tradicional uso para patinadores en la ciudad- están protegidas con vallas de seguridad y otras no, y que según las pesquisas iniciales, el conductor del autobús, del Consorcio Metropolitano de Transportes , no vio al menor mientras éste se interponía en su trayectoria.


Por su parte, tanto los patinadores y amigos del joven, que han convocado una manifestación para el próximo viernes , como los vecinos del entorno han incidido en la inseguridad de la zona. En este sentido, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, se encuentra a la espera del fin de las investigaciones para conocer la situación exacta de este punto y ya ha anunciado que extremará la vigilancia en la zona.


La presidenta de la asociación de vecinos Estación de Córdoba , Dolores Dávila, ya indicó a Europa Press que la zona es insegura por varios factores, como la existencia de una curva muy cerrada y una valla que no cubre del todo la zona de skate, los coches mal aparcados que obligan a interrumpir el carril contrario a los autobuses y los cristales que abundan por la zona debido a los botellones.


Además, Dávila recordó que "en su día se habló de vallar toda esa zona para que los deportistas no corriesen ningún riesgo y tengan que salir por alguna parte habilitada", pero, según manifestó, "esto no se ha producido, como tampoco han proporcionado ninguna fuente para que los deportistas puedan refrescarse", lo que provoca que "todo el que quiera beber agua tenga que cruzar a la otra parte, donde se encuentra la fuente".

  • 1