miércoles, 20 marzo 2019
09:59
, última actualización
Local

El menú ideal para el bebé

El Hospital Virgen Macarena inicia esta semana un ensayo para fomentar la lactancia materna

el 12 oct 2009 / 18:20 h.

TAGS:

El responsable de matronas del Macarena, José Carlos Habas, asesora a una madre.

“Es el alimento perfecto”. Es el lema de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la leche materna. Sin embargo, a partir de los cuatro meses del parto, la mayoría de las madres abandonan esta forma de alimentar a su bebé. El Virgen Macarena comienza esta semana un ensayo con 300 madres para generalizar la lactancia materna hasta los seis meses.


“La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”. La recomendación de la OMS no puede ser más rotunda y, sin embargo, ignorada.

“El problema es que la tasa de adherencia cae en picado a partir del cuarto mes, que es cuando la mujer se incorpora a la vida laboral”, explica José Carlos Habas, supervisor de matronas del Macarena y responsable de este proyecto.

Con todo, la práctica de la lactancia en los tres primeros meses, según datos del hospital sevillano, es de apenas el 50%, lo que significa que la mitad de las madres a esas alturas ya no dan el pecho a su bebé.


El Macarena va a comenzar un ensayo, inédito en la comunidad, en 300 mujeres para analizar las causas que originan este déficit en la lactancia materna. A partir de los resultados –dentro de seis meses– la investigación desarrollará una estrategia para que la tasa de adherencia a la lactancia sea muy superior a la actual.


Alba es madre de Carmen, una pequeña de 21 meses, a la que aún le sigue dando el pecho. “Mi hija ya toma alimentación variada pero le doy el pecho porque nos va muy bien, le ayuda en su alimentación, en sus defensas y le sirve para relajarse”, asegura.


Esta madre forma parte del colectivo La Leche para el fomento de la lactancia materna. Según Alba, se puso en contacto con la asociación cuando nació Carmen porque tuvo muchos problemas en el inicio de la lactancia: grietas en el pecho, incluso con sangre.

Pero no sucumbió. “Conseguí resolverlo y ha sido muy beneficioso para Carmen. Además, ahora que ha entrado en la guardería, los médicos me han dicho que siga con el pecho para darle más defensas, también de cara al invierno y la gripe A”, añade Alba.


Las 300 mujeres que seleccionará el Macarena conformarán dos grupos. Uno no seguirá ninguna indicación mientras que el otro recibirá la atención de este grupo. Si las tasas de adherencia se incrementan será el momento de extender este protocolo.

“No sólo hay implicadas matronas, también enfermeras y diversos especialistas, como ginecólogos o pediatras”, detalla Habas, que señala que “el protocolo, que se va a poner en marcha de forma experimental, ha sido diseñado con asociaciones que apoyan la lactancia materna y otros colectivos, como AMAL-Andaluza, que congrega a mujeres marroquíes, o América Mestiza, de latinoamericanas”.


El principal escollo que tiene que superar esta experiencia piloto es que los índices de la lactancia a los cuatro meses de dar a luz caen en picado porque la madre tiene que volver al trabajo a pesar de que la lactancia materna es “muy beneficiosa”, dice Habas: “Es el alimento más completo y a través de él la madre pasa al hijo todos sus anticuerpos para que esté protegido y beneficia el desarrollo motor, social y afectivo del bebé”.

  • 1