Local

El mercadillo se quedó ayer sin vendedores

Los comerciantes del mercadillo ambulante de Utrera están a punto de perder la paciencia con el Ayuntamiento. El traslado definitivo a la nueva explanada que se está terminando de acondicionar en el recinto ferial lleva casi un año de retraso.

el 14 sep 2009 / 22:46 h.

TAGS:

Los comerciantes que cada miércoles se instalan en el mercadillo ambulante de Utrera están a punto de perder la paciencia con el Ayuntamiento. El traslado definitivo a la nueva explanada que se está terminando de acondicionar en el recinto ferial -donde se colocan las atracciones- lleva casi un año de retraso.

Los comerciantes siguen asentándose en las calles de la feria, la mayoría de ellas de albero, y los problemas crecen cuando llueve. En días como el de ayer el lugar se convierte en un barrizal. Esto provocó que más de un centenar de comerciantes no montasen sus puestos.

Según explicó el portavoz de los vendedores, Fernando Fernández, el último problema para no realizar el traslado es que "debido al mal tiempo no se ha pintado la división de los puestos". Aunque agradece la labor que está haciendo el Ayuntamiento para habilitar el nuevo espacio y que "se convierta en un referente del entorno". De todos modos, añade que están "un poco cansados de esperar tantos meses, porque ya nos están toreando y a muchos de nosotros nos ha costado el dinero venir al mercadillo".

Así las cosas, y con los problemas que surgieron ayer, los comerciantes han dado un ultimátum para saber la fecha exacta del traslado. Según el concejal de Medio Ambiente y responsable del mercadillo, Francisco Serrano, "de aquí a una semana se terminarán los trabajos de pintura con objeto de que el próximo miércoles se instalen en la nueva explanada".

El Ayuntamiento ha ido posponiendo las fechas del traslado, que tendría que haberse llevado a cabo en mayo de 2007, aunque después lo retrasó a octubre. Lo cierto es que los meses pasaron y hasta el momento los comerciantes siguen en la misma situación. Pero no sólo ellos son los perjudicados, ya que las cientos de personas que van al mercadillo no lo hacen cuando llueve por el mal estado que presentan las calles.

La nueva explanada del mercadillo, en La Mulata, tiene más de 20.000 metros cuadrados en los que dará cabida a unos 200 puestos. Se han instalado nuevas líneas de alcantarillado y una amplia red de servicios contra incendios. Se ha colocado un potente centro de transformación de energía eléctrica, acerados, árboles y aparcamientos.

  • 1