El mercado de Alcalá de Guadaíra se llena de actividades por Navidad

Renovarse para no dejarse morir. Los vendedores de los puestos del nuevo mercado de abastos de Alcalá de Guadaíra han decidido agudizar su ingenio para atraer clientela en tiempos de crisis y han acordado hacer actividades conjuntas para ello.

el 27 dic 2010 / 20:37 h.

El coro Príncipe de la Paz canta villancicos mientras la gente va comprando.
Así, desde hace unas pocas semanas, los clientes que llegan al mercado se sorprenden al poder disfrutar al mismo tiempo de numerosas actividades de forma totalmente gratuita. La idea es que los clientes disfruten de la Navidad al tiempo que realizan sus compras en el nuevo mercado, lo que está sentando muy bien.


Carina Díaz, una clienta de toda la vida, explica que viene todos los sábados porque realizan guisos para todos los asistentes, "me tomo una tapita y pruebo lo que nos dan, además de comprar paso aquí un buen rato", una opinión que comparten otros muchos clientes como Alfredo Sáenz, quien mientras su mujer compra ha decidido quedarse viendo al coro Príncipe de Paz. "Cantan unos villancicos preciosos, es buena la idea porque estoy viéndolos mientras me tomo un cafelito", explica este alcalareño.

Y es que cada sábado en la plaza puede degustarse un guiso alcalareño, pero para estas fechas se ha contratado a grupos para animar las fiestas. Incluso han habilitado en uno de los puestos una delegación de la biblioteca municipal, para que todo el que quiera pueda leer o pedir un préstamo de libros, sin tener que ir a la biblioteca. Todo ello hace que estos días la plaza esté a rebosar.

Pero además los puestos se han vestido de Navidad con productos anticrisis, carteles que lanzan mensajes de ofertones por cada rincón del mercado y gritos que cantan la mercancía... Todo vale para hacer más atractivos los alimentos y lo que es mejor, para atraer a los alcalareños a su puesto y vender las maravillas de sus pavos, conejos de campo, langostinos, mejillones, gambas, cordero y un largo etcétera.

Ayer contaba una clienta llamada Josefina que como las lentejas dan suerte, pues que para ahorrar este año en Nochevieja hará un buen guiso de lentejas y un pucherito bien calentito.

Así que si la cosa va mal, a seguir el ejemplo de Josefina. Lentejas en el plato y que la suerte llame a la puerta que aún nos queda de la lotería del Niño.

  • 1