Local

El mercado eléctrico se abre

En su última factura de la luz le ha debido llegar una carta con los cambios que se producirán a partir de hoy. No se preocupe. Lo único que dice es que, desde ahora, el mercado eléctrico se abre a la competencia como la telefonía móvil o el gas.

el 16 sep 2009 / 05:04 h.

TAGS:

En su última factura de la luz le ha debido llegar una carta que le informa de los cambios que se producirán a partir de hoy. No se preocupe. Lo único que viene a decir es que, desde ahora, el mercado eléctrico se abre a la competencia, es decir, se liberaliza como pasara en su día con la telefonía móvil o el gas.

¿Pero qué supone para el cliente y cómo debe actuar? He aquí una pequeña guía para no perderse en terminologías complicadas.

Desde hoy se culmina la liberalización del sector eléctrico, en una medida que persigue que aumente la competencia real entre las empresas suministradoras y que cada consumidor pueda elegir entre la mejor oferta y el operador que más le convenga.

Es algo parecido a lo que sucedió en su día con la telefonía móvil. Cuando se abrió este mercado surgieron numerosos operadores con una gran variedad de ofertas de precios. Aunque cierto es que ha habido que esperar algo de tiempo para percibir con claridad esa competencia y que ésta se haya traducido en una guerra de precios con beneficio para el consumidor.

El cambio principal que afecta a los pequeños clientes, es decir, a los hogares -aquellos que tienen una potencia contratada igual o inferior a los 10 Kilovatios (kW)-, es que desaparecen las tarifas reguladas que existían hasta ahora y son sustituidas por una única tarifa que establece el Gobierno. Es lo que se llama la Tarifa de Último Recurso (TUR), que no es más que un precio fijo para todo el territorio nacional.

De esta manera, cada uno de los 23 millones de clientes domésticos que tienen hasta 10 kW contratados tendrá dos opciones: o quedarse con la TUR o salir al mercado libre y elegir una empresa comercializadora con la que pactar los precios. Hay casi una treintena de firmas que ofrecen este servicio.

Sin embargo, aquellos clientes que tengan mayor potencia contratada (más de 10 kW), que son sobre todo pymes e industrias, no tienen más remedio que acudir al mercado libre y elegir su suministradora. Si no lo hacen, pagarán más por la energía que consuman, con un recargo de entre un 5% y un 17% cada trimestre, según ha publicado el Ministerio de Industria en el BOE. La idea es instaurar esta especie de penalización para que terminen acudiendo al mercado liberalizado.

Pero de vuelta a los hogares, su actual compañía eléctrica le ha debido incluir en la última factura de la luz una nota informativa en la que le explica que debe elegir una comercializadora, ya sea acogiéndose a la TUR o a las tarifas del mercado libre.

No se preocupe. De forma automática y sin que usted haga nada, la eléctrica que le suministra la luz -que es Endesa para la gran mayoría del mercado andaluz- le incluirá directamente y sin necesidad de trámite alguno en la Tarifa de Último Recurso. Por lo tanto, que quede claro, si no mueve un dedo, nadie le va a cortar la luz ni ocurrirá nada. Simplemente, seguirá operando con la misma compañía que tenía hasta ese momento, pero con los nuevos precios marcados por el Gobierno.

Existe la posibilidad de que cada cliente pueda cambiar su compañía pero manteniendo la TUR -recuerde que sólo pueden elegir esta tarifa los que tengan hasta 10 kW-. Para ello, el Gobierno ha elegido cinco empresas que serán las únicas que suministrarán esa tarifa. Éstas son Endesa Energía XXI, Iberdrola Comercialización de Último Recurso, Unión Fenosa Metra, Hidrocantábrico Energía Último Recurso y E.ON Comercializadora de Último Recurso.

Esto es posible porque una de las novedades que conlleva la liberalización es que se separan las tareas de distribución (empresa propietaria de las redes de baja tensión, que son aquellas que llegan desde las centrales de transformación hasta los hogares) de la comercialización (la venta de la electricidad).

De esta manera, la empresa distribuidora (Sevillana Endesa en Andalucía) era la misma que se encargaba de suministrarla. Antes del 1 de julio si un residente en Sevilla quería pagar una tarifa regulada no tenía más remedio que contratar con Endesa. Sólo podía optar por otras compañías acudiendo al mercado libre, opción que está disponible desde 2003.

Sin embargo, a partir de hoy, la venta de la energía eléctrica sólo la harán las comercializadoras. Y de éstas existen dos tipos: las cinco únicas que ofrecen la TUR y casi una treintena que operará en el mercado libre (vea el cuadro superior).

No obstante, para reclamar o avisar ante eventuales averías o incidencias, la responsable de atenderlas sigue siendo la distribuidora, dueña de la red, y por tanto hay que acudir a ella, que, además, seguirá encargándose de la lectura de los contadores.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la inclusión de un bono social para quienes tengan en su primera vivienda una potencia contratada inferior a los 3 kW. Estos clientes se beneficiarán de una TUR con precios congelados hasta 2012. Para los demás habrá revisiones trimestrales de la factura, si bien el Gobierno se ha comprometido a no subir la luz en los próximos seis meses.

Otros colectivos vulnerables en estos tiempos de crisis, como las familias numerosas, aquellas con todos sus miembros en paro y los mayores de 60 años con pensiones no contributivas, tendrán derecho a solicitar este bono social. Unos cinco millones de hogares podrán beneficiarse de él.

  • 1