viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Economía

El mercantilista político

Mario Fernández combina trayectoria en el Gobierno vasco y amplio ejercicio de la abogacía

el 17 jul 2010 / 20:51 h.

Que la profesionalidad del cajero no está reñida con la política toma cuerpo en la BBK, dado que su presidente, Mario Fernández, viene precedido de un amplio currículum económico, y ello sin que ninguna ley estatal se lo imponga -como así quiere ahora el reciente decreto aprobado por el Gobierno español para el sector-. Homo profesional a la vez que homo político, 66 años a sus espaldas.

Mario Fernández Pelaz sucedió a Xabier de Irala -quien pasó de la máxima responsabilidad ejecutiva en Iberia a la de la BBK- en la presidencia de la entidad vizcaína en el verano de 2009. Profesión, abogado mercantilista y profesor de Derecho Mercantil.

Trayectoria política, consejero del Ejecutivo vasco y vicelehendakari en los tiempos de Carlos Garikoetxea (esto es, desde principios y hasta mediados de los ochenta). Ni que decir tiene que fue el PNV, hegemónico en la caja, el partido que lo propuso, pero no suscitó excesivo celo por parte de los socialistas y populares.

Se buscaba, ante todo, un profesional con experiencia negociadora en unos momentos en que comenzaba el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros y en el País Vasco existía -y pervive- una cuestión de finanzas por resolver: el enlace entre Vital, la BBK y la Kutxa.

La política activa la abandona en 1985 -dos años después regresó y se volvió a ir- y se dedica al ejercicio de la abogacía privada, en concreto en las materias de su especialidad: las empresas, las relaciones económicas entre el País Vasco y el Estado -la denominada singularidad del Concierto- y las concentraciones y fusiones. Pero también ha sido alto cargo en el segundo banco español, BBVA, de origen vasco, y socio del despacho de abogados Uria y Menéndez, uno de los más prestigiosos de España.

Fernández salió de compras fuera del País Vasco. Primero lo intentó con la intervenida Caja Castilla-La Mancha, pero no lo consiguió. Después con Cajasur, y esta vez, sí. Llevaba la cartera holgada.

  • 1