Local

El Metro no puede esperar

Hace bien el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Demetrio Pérez, en afirmar que hay que "cumplir el reto" de abrir la línea 1 del Metro de Sevilla antes de las navidades porque los sevillanos necesitan "tocar para creer" en este proyecto y hacerlo suyo. Nadie había dicho que no se fuera a cumplir este compromiso, pero entre que tampoco había salido nadie...

el 15 sep 2009 / 10:03 h.

Hace bien el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Demetrio Pérez, en afirmar que hay que "cumplir el reto" de abrir la línea 1 del Metro de Sevilla antes de las navidades porque los sevillanos necesitan "tocar para creer" en este proyecto y hacerlo suyo. Nadie había dicho que no se fuera a cumplir este compromiso, pero entre que tampoco había salido nadie a garantizarlo desde el enésimo anuncio de retraso, que el Gobierno andaluz ha vuelto a cambiar de consejero de Obras Públicas y que el alcalde se mostró un tanto ambiguo esta pasada semana sobre las posibilidades de que se ponga en marcha este otoño, pues ya se temía lo peor: otra dilación más. Lo que le faltaba, sin duda, a una obra que si algo no tiene es crédito ciudadano, sobre todo entre esos miles de sevillanos que dejarán sus coches aparcados y se montarán en el suburbano para ir a trabajar y que no ven el día del final de una obra que empieza a ser un enigma. Algo inconcebible para un proyecto cuya fecha de finalización se estableció para el 24 de junio de 2006 y luego se pospuso hasta el 30 de septiembre de este 2008. Ahora no tiene plazo concreto, aunque Obras Públicas baraje abrirlo antes de Navidad. Más le valdría si no quiere que el proyecto caiga aún más en el descrédito. Es más, tampoco sería un riesgo incalculable que se fuera manejando ya alguna fecha definitiva. Así, sí sería consecuente que nos embarcáramos en debates sobre cómo van a ser las líneas 2, 3 y 4 del Metro, lógicos pero también un tanto paradójicos si se toma en cuenta que no son capaces ni de terminar la primera. Por cierto, un último detalle para rematar este decorado de incertidumbres: Monteseirín, en plena campaña de revitalización de su imagen pública, anuncia una comisión municipal para seguir la evolución del proyecto. ¿Ahora? ¿Cuando llevamos cinco años de obra? Así nos va.

  • 1