Economía

El miedo hunde las Bolsas mundiales

En una jornada de pánico de las que no se recordaban, las bolsas internacionales se desplomaron ayer ante el temor a una recesión en EEUU. El selectivo español sufrió la peor jornada desde el golpe de Estado en la Unión Soviética hace 17 años, pero en la mente de todos los inversores estaba el 'crack' de Nueva York de 1987.

el 14 sep 2009 / 23:01 h.

Agencias / J. R.

En una jornada de pánico de las que no se recordaban, las bolsas internacionales se desplomaron ayer ante el temor a una recesión en Estados Unidos. El selectivo español sufrió la peor jornada desde el golpe de Estado en la Unión Soviética hace 17 años, pero en la mente de todos los inversores estaba el 'crack' de Nueva York de 1987.

En concreto, la bolsa española registró la mayor caída desde octubre de 1987 al perder un 7,54% y terminó en 12.625,80 puntos. Con el telón de fondo de la recesión económica estadounidense, las previsiones que hablan de un recorte de los resultados empresariales, la menor actividad de las economías emergentes por la desaceleración general y las dudas existentes sobre la inflación y los tipos en Europa, sufrió un porcentaje de desplome de los que ya habían quedado en el olvido.

Tal derrumbe sólo es superado por la bajada del 7,76% ocurrida en 1987 -como consecuencia del crack o lunes negro ocurrido en la Bolsa de Nueva York- y la del 8,49%, debido a las secuelas internacionales de la crisis política desatada en la URSS en 1991.

Analistas consultados descartan la referencia de la caída de 1991 y las producidas en 1990 tras la primera Guerra del Golfo para centrarse en la de 1987, pocos días después de aquel 18 de octubre -llamado lunes negro-, cuando el índice estadounidense Dow Jones, el más importante de Wall Street, sufrió en una sola sesión una caída porcentual de 22,6%, mayor incluso que en las peores sesiones bursátiles del crack del 29.

En esta caída, como en la anterior, se repiten argumentos como la debilidad del dólar (ahora en mínimos históricos frente al euro), el alza del petróleo bordeando los 100 dólares el barril de Brent, el miedo a la inflación y el repetido aviso del fin de un ciclo de expansión económica y una bolsa en niveles altos (casi 16.000 puntos).

A diferencia del crack de 1987, que anuló en una sola sesión bursátil parte de las ganancias que se habían acumulado en el boom de cinco años de subidas continuadas en la Bolsa de Nueva York, ahora el Íbex 35 retrocede hasta niveles de septiembre de 2006, al cerrar ayer en 12.625,8 puntos.

Por encima de ambos niveles de bajada porcentual se sitúa el retroceso ocurrido el 19 de agosto de 1991, cuando el selectivo español perdió un 8,49% por el golpe de Estado que en la antigua Unión Soviética apartó del poder a Mijail Gorbachov.

En la caída sufrida ayer se recortaron 1.029,60 puntos, mientras que en la de octubre de 1987 se perdieron 250,8 unidades y en la de agosto de 1991 se cedieron 232,3 enteros.

Pero volviendo a la actualidad, el mercado español respondía durante toda la jornada de ayer al enunciado de la vieja adivinanza ¿Qué cosa crece cuanto más le quitan?, puesto que el agujero bursátil iba aumentando a medida que retiraban su dinero los ahorradores.

Los inversores sacaron la pala con el ejemplo de las plazas asiáticas -Tokio cayó el 3,86% y Hong Kong, el 5,5%-, disgustadas por el gigantesco plan de rebajas fiscales anunciado el viernes por el presidente de EEUU, George Bush, por pensar que llega tarde, es cicatero y tardará en reactivar su economía, lo que repercutirá en la industria asiática.

Sin contar con la referencia de Wall Street, por ser ayer festivo en Nuva York, el agujero de la bolsa española se iba agrandando paulatinamente con la colaboración de las plazas europeas y, ya por la tarde, de las latinoamericanas, que también quedarán afectadas por un menor crecimiento estadounidense y global, por lo que cedían en torno al 5%.

Así, el índice de referencia del mercado nacional, el Ibex 35, bajó 1.029,6 puntos, el 7,54%, hasta los 12.625,80 enteros, con lo que acumula en este ejercicio una impresionante bajada del 16,84%, una de las peores de la historia para las tres primeras semanas de enero.

En Europa, con el euro a 1,444 dólares, el derrumbe era también generalizado. Así, Fráncfort cedió el 7,16%, París, el 6,83%, Londres, el 5,48% y Milán, el 5,17%. Y el hecho de que en España su principal índice, el selectivo Íbex 35, haya retrocedido más guarda relación con la mayor dependencia que tiene su economía de la construcción y el negocio inmobiliario.

De hecho, según los analistas el desplome de los parqués europeos, arrastrados por la caída en bolsa del sector financiero, se debe también a las pérdidas del sector de la banca debido a la crisis hipotecaria en EEUU.

El pasado año los bancos no fueron capaces de calcular con exactitud en qué medida iban a estar afectados por su exposición a las hipotecas de riesgo estadounidenses (subprime) y ahora, al publicar sus primeros resultados, es cuando los inversores se dan cuenta de la magnitud del problema, añaden los expertos. Por tanto, crisis de confianza y varapalo generalizado. Y pagan justos por pecadores.

Así, de los principales valores, Iberdrola cayó el 12,58%, el mayor descenso del selectivo; Repsol, el 9,77%; Banco Santander, el 9%; el BBVA, el 6,98%, y la operadora Telefónica, el 6,87%. Después de la citada eléctrica, el principal descenso fue el de Sacyr (11,05%).

Los expertos consultados coinciden en destacar que el recorte "no está justificado" y se basan en el temor de que sean insuficientes las medidas para reactivar la economía norteamericana.

Renta 4 señaló que a George Bush le faltó concreción en sus medidas y que, quizá, el mercado "esperaba más". El parqué, señala, esperaba una rápida acción de la Reserva Federal y no la ha habido. En Atlas Capital, apuntan a una próxima bajada "y alta" de los tipos en EEUU. Y algunos expertos europeos ya presionan para que en la Eurozona haya recortes.

  • 1