Local

El milagro de la mano inmóvil

La Audiencia de Sevilla ha reducido a 5.714 euros la indemnización por un empujón, frente a los 116.222 euros que pedía el afectado, porque éste simuló estar inválido de una mano aunque el informe de un detective evidenció que se desenvolvía "con soltura" y cargaba cajas voluminosas de 12 kilos de peso.

el 15 sep 2009 / 18:47 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha reducido a 5.714 euros la indemnización por un empujón, frente a los 116.222 euros que pedía el afectado, porque éste simuló estar inválido de una mano aunque el informe de un detective evidenció que se desenvolvía "con soltura" y cargaba cajas voluminosas de 12 kilos de peso.

La sección tercera de la Audiencia Provincial también rebajó la condena a los dos autores de la agresión, a quienes impone seis meses de cárcel frente a los siete años que solicitó el demandante, personado en el caso como acusación particular.

La sentencia, a la que ha tenido acceso la agencia Efe, explica que la agresión ocurrió sobre las 0.25 horas del 28 de junio de 2003 en la terraza del bar Los Pepitos de Écija, cuando el procesado F.P.R. mantuvo una discusión con su prima M.R.C.

A continuación la mujer entró en el interior del local, donde se encontraba su marido, J.M.R.P., a quien el acusado A.B.M. propinó un puñetazo en el cuello y el segundo procesado en el caso, F.P.R., un empujón.

El agredido cayó al suelo y se fracturó la falange de un dedo, pero a continuación alegó haber sufrido un síndrome de túnel metacarpiano que supuestamente le causó una pérdida de funcionalidad del 45% en la mano derecha y "una invalidez permanente total para desempeñar su profesión" de agricultor.

Reducción. Por ello, la acusación particular, que ejerció el propio lesionado, pidió para cada procesado siete años de cárcel y 116.222 euros de indemnización por un delito de lesiones agravadas por haber inutilizado un miembro principal. Sin embargo ahora los jueces dejan la pena reducida a seis meses de prisión y el pago de 5.714 euros.

La sentencia explica que el forense de los juzgados y otro médico traumatólogo "negaron categóricamente" la relación entre dicho síndrome y la caída al suelo, pero además se basan en el informe de un detective, cuya grabación en vídeo fue vista en el juicio, que evidenció que el demandante "se desenvuelve con soltura" en su vida diaria.

El denunciante fue grabado cuando "despojado del vendaje de su mano derecha" que exhibía en público, "manipulaba cajas voluminosas cuyo peso oscilaría entre los 10 o 12 kilos, situación que mal se compadece con una invalidez", dicen los jueces.

Tampoco consideran demostrada la "secuela psíquica" y "trastorno reactivo" alegados por el lesionado, ya que acudió a una única consulta especializada en tal sentido y además "la normal conturbación anímica generadora de desconfianza, temor o angustia" queda incluida en el delito de lesiones.

Lo desmesurado de la petición del afectado hace que los jueces eximan expresamente a los condenados de pagar las costas judiciales de la acusación particular, han explicado a Efe fuentes del caso. Además, junto a los seis meses de cárcel, el fallo impone a F.P.R. el pago de 360 euros de multa por dar a su prima un empujón contra la barra del bar, frente a los 1.800 euros que reclamó la afectada.

  • 1