Economía

El mismo reloj comercial

Patronal del comercio, consumidores, sindicatos y Junta rechazan ampliar horario y días de apertura.

el 18 oct 2011 / 19:18 h.

En pocos asuntos se consigue tanto consenso en Andalucía como en el referido a la ampliación de los horarios comerciales. El miedo a que el pez grande se coma al pequeño hace que sindicatos, pequeños empresarios del comercio, consumidores y Administración se pongan de acuerdo en rechazar una liberalización plena, tal y como aconsejó la semana pasada la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y aprobó una de las regiones más abiertas en este sentido, Madrid. Por supuesto, sí hay voces al otro lado de la trinchera. Al frente de ellas, la de las grandes superficies, representadas por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged).

En la comunidad andaluza, la unión entre los que no quieren cambios ha llevado a la firma de un manifiesto en favor de la regulación de los horarios comerciales. En la actualidad, ocho son los festivos al año en los que los comercios de más de 300 metros cuadrados pueden abrir sus puertas a los clientes. Para Manuel García-Izquierdo, presidente de la organización empresarial más representativa del sector del comercio en la región, CECA, "hay que respetar el consenso vigente entre los agentes sociales que muestra la unidad de la ciudadanía andaluza a este respecto".

Así, asegura que con los horarios actuales la oferta comercial "está absolutamente cubierta y garantizada" y, de cambiarse, "se produciría un trasvase de la cuota de mercado del pequeño comercio a las grandes cadenas de distribución que puede llevar a la desaparición de los primeros".

Uno de los motivos que defienden los que abanderan la liberalización es la reactivación del consumo privado en un momento de crisis como el actual. Según García-Izquierdo, "es ilógico pensar eso", ya que el comercio da empleo a 350.000 personas "que también son consumidores y que dejarán de comprar si no tienen trabajo. "Hay que respetar el equilibrio que tanto nos ha costado alcanzar", sentencia.

En la Administración andaluza, la directora general de Comercio, María Dolores Atienza, rechaza valorar la iniciativa puesta en marcha en Madrid, que liberalizará la apertura para el mediano comercio para que pueda abrir a diario y sin restricciones. "Hay autonomía plena para que cada región adopte los horarios comerciales que considere oportunos teniendo en cuenta la situación de sus ciudadanos y de sus establecimientos", añade.

En cuanto al consenso existente en Andalucía, asegura que no sólo el acuerdo entre los agentes sociales justifica la regulación, sino "una política marcada por la Ley de Comercio Interior de Andalucía aprobada en 1996". "Hay razones para todo. Igual que Competencia y Madrid tienen su argumentación, en nuestro caso la justificación viene reforzada por los acuerdos", concluye.

La Unión de Consumidores de Andalucía, por su parte, señaló que siempre ha defendido "la conveniencia de respetar el equilibrio entre los diferentes formatos comerciales, porque lo contrario sitúa a los consumidores en una situación de desventaja". Además, apuntó, "un horario más amplio de apertura no se traduce necesariamente en un aumento de competitividad" que beneficie a los clientes.

Los sindicatos también se oponen a la ampliación. Hace unos días, CCOO de Madrid exigió al Gobierno regional que diera "marcha atrás" en la liberalización de horarios comerciales para todos los establecimientos de hasta 750 metros cuadrados. En su opinión, "esta desrregulación tendrá consecuencias negativas" y afectará "gravemente" a los trabajadores del sector.

En el otro lado de la balanza, las grandes superficies, que podrían ser las beneficiadas en el caso de que se decidiera una liberalización completa tal y como reclama Competencia. Fuentes de Anged recalcan que "hay que poner en la primera línea del debate a los consumidores y responder a sus demandas", sobre todo tras el cambio experimentado por la sociedad en los últimos años. En el caso de Andalucía, asegura que es importante que el comercio "dé respuesta a los turistas, porque si se pierde dinero por la restricción de horarios, pierden todos". En cualquier caso, la región cuenta con una exención para las zonas turísticas respecto a los horarios.

  • 1