Local

"El modelo de ciudad que tiene Zoido es el de ‘Virgencita, mejor como antes’"

El portavoz de La Revuelta amenaza con provocar un atasco en la calle Calatrava para “demostrar lo que supondría un aparcamiento en la Alameda”.

el 09 sep 2012 / 18:48 h.

El portavoz vecinal de La Revuelta, Francisco Sánchez, propone incluir el Casco Norte en las rutas turísticas.

Llegó al movimiento vecinal desde el escolar, donde militó durante años en distintas ampas. Desde hace tres, Francisco Sánchez Díaz es portavoz de La Revuelta, una entidad vecinal del Casco Norte que desde un principio se ha posicionado contra el aparcamiento soterrado en la Alameda que proyecta el Gobierno local del PP. Este geógrafo de 51 años considera que el bulevar "no necesita más coches" sino "alternativas reales" al derogado Plan Centro.

-¿Por qué no puede construirse un parking en la Alameda?
-El primer argumento es un problema de movilidad general: No caben más coches en el Centro, y no se puede fomentar que la gente venga esperando hallar aparcamiento y después no lo encuentre. En segundo lugar, supondría cambiar el uso y la fisonomía de la Alameda: no se puede hacer un aparcamiento subterráneo y mantener estos árboles al mismo tiempo.

-¿Tanto afectaría el parking al estado actual de la Alameda?
-He vivido aquí desde hace 20 años, y comparado con que esto era el foco de la prostitución y la heroína, mientras que ahora se ha convertido en el centro de ocio y cultural de la ciudad", ha pegado un cambiazo que hay que mantener. Es una cuestión urbanística, pero también de vida. Un aparcamiento acabaría con eso: el tiempo de la obra cortaría la vida del bulevar, y sería incompatible con el arbolado. Al final se pierde más de lo que se gana: perdemos vida por favorecer el tráfico.

-¿Qué alternativas propone al aparcamiento soterrado?
-La solución ya la da el PGOU al asegurar que el acceso al Centro se haga en transporte público. Recoge que debería haber una red de aparcamientos disuasorios en el borde del Casco Antiguo (Barqueta, Puerta Osario...), hasta donde llegar en coche y tomar un autobús hasta el Centro. Es lo que debería haber montado el Ayuntamiento, pero estos parkings no se hicieron y la red de Tussam sigue sin trazar más carriles bus. De hecho, algunos como el de Luis Montoto, el Ayuntamiento quiere quitarlo. Frente al PGOU, el discurso de Zoido es otro: cómo antes, como hace 20 años, que los coches entren al Centro y que ellos busquen donde estacionar. Ahora mismo hay un problema de aparcamiento en superficie por todo el Centro, pues son 50.000 vecinos y hay 50.000 plazas en superficie. El resultado es coches estacionados en las aceras, en pasos de peatones, en zonas de carga y descarga... Existe tal caos de tráfico, que un parking no sería una solución sino atraería más coches.

-En el caso de que se resuelvan desfavorablemente las alegaciones presentadas contra el cambio del PGOU y el parking de la Alameda, ¿qué haríais?
-Esperemos que la cosa quede paralizada en el terreno del trámite legal en el que estamos. Confiamos en que si el Ayuntamiento no da marcha atrás, la Junta lo pare. Si no, tenemos otras acciones, como provocar un atasco en la calle Calatrava para demostrar qué significaría un aparcamiento. También hay gente dispuesta a repetir lo que se hizo hace diez años para defender los árboles: encaramarse a ellos. Desgraciadamente, la historia se repite y caemos en los mismos errores.

-¿Cree que el PP no tiene un modelo de ciudad definido?
-Es que parece que el modelo de ciudad que tiene Zoido es Virgencita, mejor que me quede como antes, o sea que las cosas funcionen como hace 20 años. Y eso ya no es posible. Parece que no se le ocurre nada nuevo, sino en vez de hacer, derogar: derogar la prohibición de aparcamiento, derogar el Plan Centro... son siempre pasos atrás. Nunca es vamos a hacer esto, sino vamos a deshacer lo otro. Creo que hay bastante revanchismo con respecto a la corporación anterior.

-El solar de la calle Arrayán es otro frente. Apostáis porque tenga un uso educativo, ¿qué carencias escolares tiene la zona?
-En el Casco Norte ha pasado como con el urbanismo, que primero han llegado los vecinos y luego se han hecho los servicios. Esto era una zona baldía, con poca gente y muchos solares. De pronto, en los 90 llegó un montón de gente nueva, la mayoría con niños, que demandaban infraestructuras. En estos momentos la población se ha renovado, pero los servicios, no. De tal manera que tenemos un problema de escolarización muy gordo, pues faltan plazas en colegios públicos.

-¿Qué debe hacerse con el solar de la calle Arrayán?
-El PGOU habla de construirse allí un centro de Infantil, mientras que en el solar del Valle se proyecta un centro de Primaria. Ambos serían públicos y cubrirían las necesidades del barrio.

-El Pumarejo sigue con los mismos problemas de indigencia. Este agosto se marchó el quiosquero de la plaza...
-El problema del Pumarejo no es tanto que haya muchos indigentes, sino que en determinadas épocas del año, como en verano, cierran todos los comercios del entorno y la plaza se queda sola con los indigentes. Entonces, aquello sí que se vuelve inhabitable.

-En este conflicto, la casa-palacio del Pumarejo juega un papel importante...
-Desde La Revuelta apoyamos en todo a la plataforma de la casa del Pumarejo. El edificio tenía una proyecto de rehabilitación integral que la anterior corporación municipal no ejecutó. Ahora Zoido se ha encontrado con que tenía que hacer unas obras de emergencias mientras queda pendiente la rehabilitación completa del palacio, ahora que es de propiedad municipal. Allí deben ir viviendas sociales de alquiler con locales y talleres en los bajos. Este sería un buen uso, pero ahora no hay dinero.

-El turismo en el Casco Norte es una asignatura pendiente...
-Es cierto. El turismo de la ciudad está muy concentrado en la zona monumental de la Catedral. Lo de las setas iba un poco en esa línea: vamos a hacer que el Centro llegue a la zona norte, poniendo la plaza de la Encarnación en los itinerarios turísticos. En esa misma línea, la propia basílica de la Macarena, más las iglesias que hay (San Gil, Santa Marina, San Luis...) podrían formar otro itinerario turístico muy interesante, que reactivaría la economía del barrio. Si eso lo potencias con museos, como el Mudéjar y el de la Ciudad, igual se consigue atraer al turismo que está concentrado en exceso en la Catedral. El Ayuntamiento tiene que trabajar más por incluir el Casco Norte en las rutas turísticas de la ciudad.

  • 1