domingo, 09 diciembre 2018
16:34
, última actualización
Local

El monasterio de San Jerónimo abre tras una década de obras y retrasos

Un acto con escolares el miércoles recupera el edificio como centro cívico y escenario en su 601 aniversario.

el 09 feb 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Imagen de archivo de 2008 de las obras de construcción del nuevo centro cívico en el monasterio de Buenavista. / J.M. Cabello Imagen de archivo de 2008 de las obras de construcción del nuevo centro cívico en el monasterio de Buenavista. / J.M. Cabello Más de diez años llevan los vecinos del barrio de San Jerónimo esperando para asistir a la apertura del nuevo centro cívico que en 2004 el Ayuntamiento prometió edificar –en 16 meses– sobre los restos del monasterio de Buenavista. Una década jalonada de constantes problemas con las empresas adjudicatarias, múltiples retrasos, crisis económica e incluso un robo del cableado eléctrico del monumento en 2013, cuando ya estaba todo casi instalado. Pero tras muchas vicisitudes, la espera ha terminado. Este miércoles volverá a abrir sus puertas este espacio, declarado Bien de Interés Cultural, coincidiendo además con el 601 aniversario de su fundación. Aprovechando esta efeméride, el consistorio, desde hace tres años, viene celebrando diversos actos conmemorativos que hasta ahora se han realizado en el centro cívico Antonio Brioso, al encontrarse el antiguo monasterio en obras. Sin embargo ahora, dado que las obras al fin están terminadas y a punto de entrar en servicio, el gobierno local pretende celebrar este cumpleaños en el mismo claustro para mostrar cómo ha quedado el conjunto patrimonial. El Ayuntamiento ha optado por una actividad conmemorativa dirigida a los escolares de esta zona, consistente en una fiesta en la que participarán 500 niños de los colegios cercanos que, además, estaban llevando a cabo varios proyectos de investigación y conocimiento del barrio, que este curso han estado dedicados en gran parte a la historia del monasterio de Buenavista. El Área de Participación Ciudadana ha diseñado un festejo en toda regla, con animación para los más pequeños, globos y un desayuno con tarta que se servirá en el patio del claustro. No faltará una tarta de 60 kilos tipo San Marcos, tematizada con la figura del recinto monacal, con tres velas grandes con los números 601. La ciudad recupera así un monumento que ofrecerá además importantes novedades para el barrio, ya que podrá dar cabida no sólo a actividades vecinales, sino a eventos culturales de gran formato. El claustro podrá volver a funcionar como escenario para espectáculos con un aforo de cerca de 900 espectadores frente a los 200 inicialmente previstos, una capacidad que superará la de escenarios al aire libre como el teatro romano de Itálica y auditorios cerrados como el Lope de Vega. Para hacerlo posible, Participación Ciudadana incluyó en la última fase de las obras un sistema de iluminación nocturna. El monasterio ya ha albergado antes montajes de este tipo aunque con un aforo menor, tras una primera rehabilitación con motivo de la Expo 92. Llegó a acoger conciertos del programa cultural Sevilla DC hasta que en septiembre de 2004, Urbanismo dio los primeros pasos para la rehabilitación del conjunto y adjudicó los trabajos por 2.270.000 euros, con la intención de que se reabriera en 2006. Pero estos planes no se cumplieron, ya que hubo que cambiar de empresa constructora y se aplazó la reapertura a 2008, y luego a 2009. Ese año el anterior gobierno adjudicó un proyecto para su conversión en centro cívico a otra UTE, con la idea de que estuviera terminado en febrero de 2010, algo que no ocurrió. En junio de 2012 el actual equipo municipal rescindió aquel contrato por incumplimiento y los volvió a adjudicar, por 473.153 euros, dando otro plazo de seis meses. Nuevas modificaciones, más retrasos y, ya por último, un robo que obligó a reponer toda la iluminación del claustro –con un gasto adicional de 47.000 euros–, volvieron a atrasar la apertura.

  • 1