Economía

El motor del A400M culmina su primer vuelo pero el avión sigue sin fecha

Una hora y quince minutos. Fue el tiempo que duró el primer vuelo de los motores que equiparán -aún no se sabe cuándo- el avión de transporte militar A400M. Es el primer paso de un programa de ensayos en vuelo que se prolongará durante 50 horas. Una vez superado con éxito, el avión volará. Todavía no hay fecha prevista.

el 15 sep 2009 / 20:02 h.

Una hora y quince minutos. Fue el tiempo que duró el primer vuelo de los motores que equiparán -aún no se sabe cuándo- el avión de transporte militar A400M. Es el primer paso de un programa de ensayos en vuelo que se prolongará durante 50 horas. Una vez superado con éxito, el avión volará. Todavía no hay fecha prevista.

El A400M tenía que haber volado por primera vez -si todo hubiera ido sobre ruedas- el pasado verano. Pero los motores no estaban listos. La fecha se retrasó entonces hasta el otoño y hubo una nueva demora, a finales de año. Ni lo uno ni lo otro. Justo cuando se cumplía el último calendario previsto es cuando los motores que impulsarán el avión de transporte militar que se monta en San Pablo, han comenzado a hacerlo, pero instalados en otro avión y en pruebas.

El motor, el principal problema responsable de los continuos retrasos en el desarrollo del avión A400M, tomó aire ayer por primera vez, integrado en un avión Lockeed C130 preparado específicamente para estos ensayos.

Una prueba que fue superada con éxito, según informó Airbus Military, aunque no despeja la incógnita de cuándo podrá volar ese motor pero ya instalado en el A400M. De fechas o previsiones, aún nada de nada.

Continuas han sido las demoras en la planificación, ya que es un consorcio europeo de empresas (EPI), integrado por las firmas Rolls Royce, Snecma, MTu y la vasca ITP, el encargado de su diseño, que partió de cero al mismo tiempo que el resto de la aeronave y que fue decidido por los clientes del aparato.

El TP400, como se denomina el motor, sustituyó a uno de los cuatro turbopropulsores del C130, y permaneció en vuelo durante una hora y quince minutos. Despegó de Cambridge y alcanzó una velocidad de 165 nudos y una altura de 8.000 pies.

La de ayer es la primera de una serie de pruebas que se prolongarán durante 50 horas, tiempo que el consorcio considera que es el necesario para que alcance la "madurez" suficiente y poder ser integrado en el avión para el que ha sido concebido, el A400M.

El proceso de pruebas se inició hace tres años, en 2005, y acumula ya más de 2.100 horas de ensayos, aunque como resultado de las dificultades detectadas se han ido introduciendo modificaciones en los motores.

El responsable del programa, Rafael Tentor, destacó que el primer vuelo es "un paso significativo" en el desarrollo del programa. Airbus recordó que se trata de uno de los turbopropulsores más potentes que se han llevado a cabo en la industria aeronáutica.

  • 1