Cultura

El mundo del arte despide al maestro

el 14 dic 2010 / 19:10 h.

-->--> -->

Ayer fue el día de la despedida. Una multitud de personalidades del mundo de la cultura, la política y, sobre todo, la familia del flamenco, acudieron a Madrid para darle el último adiós a Enrique Morente en la sede de la SGAE, donde quedó instalada la capilla ardiente desde las cinco de la tarde, poco después de que le fuera practicada la autopsia.

Personalidades del mundo de la música como Alejandro Sanz, Paco de Lucía, José Mercé o los miembros del grupo Amaral se acercaron a la capilla ardiente. Además, otros rostros famosos también acudieron a despedir al artista granadino, como Kiko Veneno, la familia Carmona, Rafael El Brujo, Pilar Bardem, Jorge Drexler, Javier Krahe, Paco y Pepe de Lucía, Arcángel, Miguel Poveda, Antonio Orozco, Pitingo, Tomatito, Niño Josele, Javier Limón, Queco, Almudena Grandes, García Montero, Félix Grande, el torero Enrique Ponce y su mujer Paloma Cuevas, Massiel, Víctor Ullate, Rosario, Lolita, Blanca del Rey o Tico Medina.

Fumando sin parar, vestidos de oscuro y cabizbajos, los "aristócratas" del flamenco han acudido esta tarde a mostrar sus respetos al "más derecho y decente" de los maestros, cuya muerte les ha dejado "hechos polvo y muy tristes" porque le querían como a un familiar, en palabras de Paco de Lucía.

En representación del mundo de la política acudieron a la sede de la SGAE la ministra de Cultura, Angeles González-Sinde; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán; el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo; la secretaria de Estado de Igualdad, Bibiana Aído; el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata; o el alcalde de Granada, José Torres Hurtado.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, también acudió para despedir al cantaor y anunciar que Madrid le dedicará una calle.

Además, a la capilla ardiente han llegado más de 40 coronas de flores a título personal de artistas y profesionales de la cultura como Fernando Puche, José Sacristán y familia, su amiga Mayte Martín, y de instituciones y organismos oficiales.

Cientos de personas también han dejado su último adiós al artista a través del sitio Facebook que la SGAE ha habilitado.

Su ciudad, Granada -de luto oficial-, también dará un último adiós al cantaor en la capilla ardiente que el Consistorio habilitará desde las 15 horas de hoy en el Teatro Isabel la Católica. Está previsto que Laura García Lorca, sobrina de Federico, recite un poema suyo, y que el poeta granadino Luis García Montero dirija unas palabras en nombre de los amigos.

Sus restos mortales permanecerán en la capilla ardiente hasta que la familia lo decida o el público lo permita, tras lo cual se trasladará directamente al cementerio municipal de San José para recibir sepultura, sobre las siete u ocho.

PLEITO JUDICIAL. La disputa entre el entorno más cercano de Enrique Morente y el equipo médico que le intervino en la madrileña Clínica de La Luz continuó ayer, día en que trascendió que no hay una, sino dos denuncias interpuestas por la familia contra el centro sanitario y el cirujano.

El equipo médico explicó ayer en un comunicado que el cantaor fue ingresado para operarse de un cáncer de esófago de 4,5 centímetros de diámetro, localizado en el tercio medio, con metástasis linfáticas.

Asimismo, el equipo médico compuesto por cirujanos, anestesistas, intensivistas, patólogos y neurólogos han deseado transmitir a la familia y amigos sus condolencias por "tan importante pérdida".

Por su parte, ayer se supo que la familia de Morente ha interpuesto dos denuncias contra el cirujano que operó al cantaor de una úlcera de estómago, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La primera de las denuncias se interpuso el 11 de diciembre en el Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid, y la segunda el día 13, también por presunta negligencia médica, en el Juzgado de Instrucción número 18.

Al existir dos denuncias sobre el mismo asunto, tienen que acumularse en un solo juzgado, que con toda probabilidad será el numero 52, que fue el que recibió la primera denuncia. A continuación, la denuncia deberá ser admitida a trámite, y si es así, el juez comenzará a practicar diligencias, como la citación del cirujano como posible imputado y o la de posibles testigos.

La familia dará su versión de los hechos una vez entierre al cantaor.

 

  • 1