El muro de la discordia

El propietario de un taller mecánico ha intentando levantar una pared para aislar su negocio, pero el tabique ciega las ventanas de la casa colindante. El perjudicado ha denunciado la obra

el 05 oct 2013 / 23:30 h.

15238796Un taller mecánico ha sido la mecha que ha dinamitado la relación de dos vecinos de Peñaflor. Hasta hace unos 15 años las viviendas de estas familias estaban separadas por una especie de calle, que fue adquirida por uno de estos vecinos para levantar su negocio. Fue en ese momento cuando la familia de Dolores González Cumplido comenzó a movilizarse por los problemas de ruido que le generaba tener una instalación de estas características pagada a su casa, “donde se arreglan hasta camiones y tractores”, según denunció Manuel González Cumplido, hermano de Dolores.

El citado taller, según González Cumplido, comenzó a funcionar sin licencia de actividad y no fue hasta 2006 cuando su propietario la solicitó. En este tiempo la familia afectada no dejó de pedir información pero sin demasiado éxito. De hecho, al negocio no se le concede la licencia de actividad hasta el 16 de marzo de 2009, “pero nosotros no tenemos conocimiento de ello hasta octubre de 2010”.

Imagen de la obra del tabique, ahora paralizado, que cegaría la ventana de la casa del vecino. Imagen de la obra del tabique, ahora paralizado, que cegaría la ventana de la casa del vecino.

En noviembre de 2010 la familia González Cumplido interpone un contencioso por la licencia concedida y se inicia un largo camino judicial y administrativo hasta que el 18 de febrero de este año el juzgado de lo contencioso administrativo número 11 de Sevilla anula la licencia y manda clausurar el establecimiento, a lo que el Ayuntamiento presenta un recurso de apelación, y es ya el 11 de julio de este año cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ante el recurso del Consistorio, confirma la sentencia que anulaba la licencia y condena en costas al Ayuntamiento.

Sin embargo, Manuel González Pulido criticó que todavía el Ayuntamiento no ha procedido a la clausura del taller “y lo que es peor, el propietario de este negocio ha comenzado a levantar un muro que cegaría por completo las ventanas de la vivienda en la que reside mi hermana”.

Este muro, según los afectados, se está realizando sin licencia de obra “y en varias ocasiones hemos ido al cuartel de la Guardia Civil a denunciar la situación, porque va a pasar algo”, alertó. Por el momento, la ejecución del tabique está paralizada, pero Manuel González Cumplido teme que se reanuden los trabajos, “porque si se han frenado es porque nosotros estamos pendientes para que no se construya la pared”.

Además, su abogado ya ha interpuesto una demanda civil contra el propietario del taller por violentar los derechos de sus vecinos y otra denuncia penal contra el Ayuntamiento de Peñaflor por permitir que este negocio siga abierto.

El alcalde del municipio, Fernando Cruz Sosa (PSOE), explicó que el taller está haciendo la pared para cumplir la sentencia en la que se le pide que se aísle acústicamente y así poder obtener la licencia de apertura. Asimismo, el regidor aseguró que, según las normas subsidiarias del municipio, donde se ha levantado el negocio no es una calle, como dicen los denunciantes.

  • 1