Economía

El negocio tecnológico español crece tres veces más que el andaluz

El negocio andaluz relacionado con las tecnologías punteras, que requieren de una apuesta constante por la innovación y el desarrollo, no consigue recortar distancias para acercarse al desarrollo nacional. En España esta actividad creció tres veces más que en Andalucía.

el 15 sep 2009 / 03:06 h.

El negocio andaluz relacionado con las tecnologías punteras, que requieren de una apuesta constante por la innovación y el desarrollo, no consigue recortar distancias para acercarse al desarrollo nacional. En España esta actividad creció tres veces más que en Andalucía, que sólo representa un 3,9% del conjunto de empresas tecnológicas.

Aún le queda mucho trecho a la comunidad andaluza para alcanzar uno de los puestos de referencia en el desarrollo de actividades que implican un elevado nivel de tecnología. Y es que en 2006, el último ejercicio del que hay datos, la cifra de negocio de las firmas tecnológicas con sede en Andalucía se incrementó un 3%, hasta situarse en los 9.482 millones de euros. Crecimiento sí, pero lejos del 9,2% -tres veces más- que lo hizo el conjunto nacional, que facturó ese año 244.617 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En ese abanico se incluyen actividades que abarcan desde la construcción aeronáutica -donde la comunidad sí juega un papel destacado- hasta la industria farmaceútica, componentes electrónicos, instrumentos médicos, automóvil y construcción naval y ferroviaria, entre otras.

De hecho, si se miran los datos con detenimiento, el peso andaluz sobre el conjunto de España es aún bastante mejorable, ya que sólo representa el 3,9% de su cifra de negocio y el 8,5% del empleo. Y es que son 123.100 las personas que se dedican en la comunidad a estas labores, lo que equivale al 4% del número de ocupados. Sólo marcha por delante de Canarias y Baleares, en las que el peso específico es aún menor.

Tal es la importancia que para el nuevo Ejecutivo tiene este ámbito, que en el nuevo Gobierno de Zapatero, el presidente no ha dudado en crear una cartera específica de Ciencia e Innovación, que asumirá Cristina Garmendia. De hecho, en el Ejecutivo andaluz y visto el retraso acumulado en los últimos años, el Gobierno de Chaves decidió en la última legislatura instaurar una Consejería específica, la de Innovación, Ciencia y Empresa, encargado de dinamizar el sector, entre cuyos frutos se encuentra la creación de la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA).

No obstante, queda mucho trabajo por delante. Según los indicadores del sector de alta tecnología del INE, en la comunidad se contabilizaron 2.555 empresas especializadas en estas lides, 17 menos que un año antes. Y de éstas, casi ocho de cada diez pertenecen a los sectores manufactureros de tecnología media-alta, mientras que el resto corresponde a la alta tecnología. Este capítulo -que engloba las tareas con mayor valor añadido- está liderado, por volumen de negocio, por la aeronáutica, que facturó 804,3 millones, un 15% más (y con un peso específico del 8,5% sobre la facturación tecnológica andaluza). Este sector experimentó en el conjunto nacional un espectacular crecimiento, al aumentar un 59% el volumen de negocio, hasta 4.596 millones.

El déficit andaluz se hace más palpable en la ausencia de una representación visible de servicios de tecnología puntera -correos y telecomunicaciones, actividades informáticas e investigación y desarrollo-, del que no constan datos. En España, esta rama facturó 64.260 millones, el 6,5% más.

  • 1