Local

El nerviosismo por el caso Merca pasa factura al PSOE

El último episodio del caso Mercasevilla revela que en las filas socialistas hay algo más que nerviosismo y preocupación por el proceso.

el 04 dic 2010 / 21:35 h.

TAGS:

Mercasevilla. El consejero de Empleo, Manuel Recio, denunció cinco irregularidades de un caso tan espinoso como éste sin aportar datos o pruebas y en una rueda de prensa sobre las cifras del paro. Como si no fuera con él una denuncia del ERE de 2003 que señalaba directamente al secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, entonces consejero, y a Antonio Rivas, a quien los socialistas sevillanos han defendido durante meses. Las declaraciones provocaron ciertas tensiones internas en el seno del PSOE. No sólo porque destacados dirigentes socialistas no habían sido ni siquiera avisados sino porque la denuncia de Recio se había realizado sin consultar a la empresa, a los sindicatos o incluso a quienes dirigían la Consejería en 2003. Mientras desde la dirección regional se incide en que el anuncio estaba perfectamente coordinado entre el Gobierno andaluz y el partido y se aplaude a Recio, en el PSOE de Sevilla y en el entorno de Viera el malestar es evidente.

Los ERE. No es la primera vez que el Gobierno andaluz se desmarca de todo lo relacionado con Mercasevilla. Fue Griñán quien más presionó para que Antonio Rivas saliera de la Delegación Provincial, y las últimas declaraciones de Recio se han centrado más en acotar responsabilidades que en dar explicaciones por lo ocurrido. Y el dedo de la Junta ha señalado ya a Antonio Rivas (a quien la dirección provincial mantiene en la ejecutiva), a Francisco Javier Guerrero Benítez (que ya ha salido públicamente a defenderse); a Antonio Fernández (a quien tuvo que adelantar su renuncia a su acta de diputado) y a José Antonio Viera. El secretario general del PSOE en Sevilla, que hace sólo unos días pedía respeto en el Parlamento al líder de la oposición, se ha visto señalado por su propio partido por segunda vez.

Recio. La primera vez que Recio señaló a Viera fue al difundir que en el ERE de 2003 se incluyó a una persona ajena a la empresa en los trámites internos de la Consejería y no sólo en la póliza. La segunda ha sido esta semana. Es cierto que las cinco irregularidades denunciadas por Empleo son menos graves que la inclusión de personas en el ERE que nunca han trabajado en Mercasevilla, pero tienen un elemento que las convierte en especialmente relevantes: pasaron todos los controles de la Junta, de la Inspección de Trabajo, de la empresa y de los sindicatos. No aparecen y desaparecen de los papeles. Siempre están ahí.

Espadas y Zoido.
El candidato estaba en pleno acto electoral cuando su equipo fue advertido de la denuncia que estaba realizando Recio. Un día antes, el presidente del Gobierno, de un partido por el que Espadas es senador, había anunciado la supresión de los 420 euros. Son dos muestras de un complejo escenario en el que los socialistas no juegan ya a ganar sino a no perder. Su encuesta le permitiría conformar gobierno con IU, pero para eso tienen que frenar la abstención y sobre todo evitar que realmente haya el trasvase de votos que el PP augura tomando como referente lo ocurrido en las elecciones catalanas. Fue el propio Javier Arenas quien lo confesó esta semana: “Es matemáticamente imposible que Zoido gobierne si votantes socialistas no nos dan su voto”. La desmovilización generalizada del votante socialista ya no basta. El PP necesita que el desgaste sea tal que, como pretende Zoido desde hace años, el votante olvide las ideologías. A eso va precisamente encaminado su doble discurso. Por un lado, lanza mensajes de que no va a paralizar grandes proyectos; por otro, interpone una denuncia para detener el Plan Centro que considera “imprescindible” el coche y que obvia las bicicletas, el Metrocentro, los aparcamientos rotatorios o el tránsito peatonal. Por un lado, señala que hay que devolver el prestigio a la Alcaldía; y por otro declara, en un guiño algo demagógico, que no hará viaje alguno como regidor si gobierna, como si el acudir a un acto internacional fuera en sí algo negativo. Como si la alcaldesa de Cádiz (PP), sin ir más lejos, no hubiera preparado la celebración del bicentenario de la Constitución con una gira por Latinoamérica.

Sondeos. El PSOE insiste en que el calado de las denuncias del PP y de determinadas polémicas es relativo en los barrios, donde el principal escollo de la candidatura de Espadas es el escenario económico. Según los datos que manejan los socialistas, el rechazo al Plan Centro es mucho menor del que el PP quiere reflejar, aunque sí tienen relevancia cuestiones como los aparcamientos, Tussam o las deficiencias de la limpieza por los recortes presupuestarios llevados a cabo en Lipasam.

  • 1