Local

El nuevo cliente universitario

Las universidades sevillanas han encontrado un nuevo nicho de mercado en la oferta de posgrados o másteres, con la que los campus empezaron a ensayar el modelo de Bolonia hace ya tres cursos. Desde entonces hasta ahora, las matriculaciones en este segmento han registrado un incremento más que notable.

el 16 sep 2009 / 05:12 h.

TAGS:

De hecho, la Universidad de Sevilla apunta a este fenómeno como una de las causas que explicarían la recuperación de alumnos por primera vez en 13 años de caída en picado. En la Universidad de Sevilla hasta 1.141 estudiantes han cursado en 2008/2009 alguno de sus 34 másteres oficiales (reconocidos por el Ministerio de Educación), lo que equivale a un 50% más que en el curso anterior. La subida es aún más llamativa en el caso de la Pablo de Olavide: 340 alumnos este año frente a los 180 de hace tan sólo doce meses atrás (un 89% más).

Y aún mejor son las perspectivas de cara al curso próximo. La reserva de plazas en el caso de la Hispalense es de 1.927 y en la Olavide, de 1.277. No obstante, estas abultadas cifras tienen una explicación añadida al interés que despierta la oferta de posgrado en las universidades: la incorporación del máster de Secundaria (antiguo CAP) para la formación de los futuros profesores. En la Hispalense dispondrán de 1.500 plazas y en la Olavide, de 320.

A precios públicos. "Cada vez más gente con trabajo se apunta a un máster con el fin de reciclarse". El director del Secretariado de Máster Universitario, Enrique J. López, pone como ejemplo los másteres de Arquitectura, "con un perfil más profesionalizante, y en el que recalan desde ingenieros hasta geógrafos". La vicerrectora de Posgrado de la Pablo de Olavide, Lina Gálvez, coincide en el incremento de alumnos, aunque "en el caso de la Olavide nunca hemos dejado de crecer tampoco en los estudiantes de nuevo ingreso", aclara.

El máster universitario oficial ha tenido que sortear -todavía lastra con ello- la connotación elitista que tiene la propia denominación, hasta ahora patrimonio exclusivo de entidades y escuelas de negocio privadas. "Tenemos que hacer un esfuerzo pedagógico", reconoce el responsable de los másteres de la Hispalense, a lo que Lina Gálvez apostilla: "Tenemos que explotar la baza de que son másteres a precios públicos". Es decir, que no cuestan más de 1.600 euros cuando en el mercado el coste de esta formación no baja de los 6.000 euros (el antiguo millón de pesetas). Además, López recalca que aquellos que han tenido becas en los grados -actuales carreras- las seguirán teniendo en los másteres. La Olavide, por su parte, ha apostado además por crear, y potenciar en los últimos curso, una línea de ayudas propias que ha atraído a numeroso estudiantado extranjero.

  • 1