Local

El nuevo examen no asusta al novel

Las autoescuelas no detectan un aluvión de alumnos para sacarse el carné antes del 21. La crisis hace mella en el sector.

el 07 ene 2013 / 20:03 h.

TAGS:

Un teórico diseñado a partir de más de 15.000 preguntas posibles en vez de 800 y un práctico en el que el examinador pedirá al alumno que compruebe el líquido de frenos o el nivel de aceite y le indique un destino sin instrucciones continuas de cómo llegar a él. Son las principales novedades del nuevo examen de conducir que, a priori, no parece asustar especialmente a los futuros conductores sevillanos, entre otras cosas porque la capital hispalense es una de las siete ciudades españolas en las que desde finales de 2011 se puso en práctica como prueba piloto.

Las autoescuelas no han detectado un aluvión de conductores noveles deseosos de examinarse antes de que el 21 de diciembre entre en vigor la nueva prueba. De hecho, el sector padece una caída continua de alumnos vinculada a la crisis (entre enero y agosto de 2012, último dato publicado, se expidieron 9.598 permisos de coche a nuevos conductores sevillanos frente a los 10.131 del mismo periodo de 2011). El problema no es si el nuevo examen será más o menos difícil, dice el portavoz de la asociación provincial de autoescuelas, Manuel Garrido. "El problema es de dinero porque el carné de conducir tiene un coste, aunque hayan bajado mucho los precios, y aquí se vive mucho de la gente joven, donde hay un 50% de paro", aclara. Las tasas de examen, actualizadas anualmente, cuestan 88,50 euros, a lo que hay que añadir la matrícula en la autoescuela y el coste de las clases prácticas a una media de 20 euros cada una.

Según Garrido, el número de gente que se examina ha caído entre un 15 y un 20% desde el inicio de la crisis y muchas autoescuelas, en la provincia superan el medio millar, si no han cerrado han echado a profesores, aunque muchos de éstos han montado su propia academia.

María Rodríguez tiene 18 años y lleva mes y medio en la autoescuela Eva preparándose el teórico. "Me quiero examinar antes del 21, ya que dicen que es más difícil. El práctico ya no me da tiempo y no me queda más remedio que hacer el nuevo, aunque en la autoescuela nos han explicado los cambios y tampoco creo que sea tan difícil, en la vida real lo vas a tener que hacer", explica.

Manuel Rodríguez, director de la autoescuela, se afana en quitar "miedo" ante el nuevo examen. "Nosotros las cosas de mecánica ya las explicábamos desde siempre porque el examinador ya lo podía preguntar, aunque ahora se va a hacer de forma más regular y, además, lo veíamos útil. Lo que nos sorprende es que sea ahora cuando los señores de tráfico se han dado cuenta.

La conducción autónoma es lo que más asusta a los alumnos, pero tienen que saber que si no saben ir al destino indicado no pasa nada, el examinador les dirá cómo ir y no les pueden suspender por eso y además te puedes negar y no te puntúa. Lo más novedoso es lo de la conducción eficiente, que puntuará ir a la velocidad adecuada para consumir menos y que el coche se desgaste menos. Pero primero hay que enseñar a conducir y luego que sea eficiente. Entre seguridad y eficiencia se elige siempre seguridad. De todas formas si el alumno no sabe será una falta leve", explica.

En cuanto al teórico, tanto Rodríguez como Garrido reconocen que sí va a exigir prepararse mejor y por ello "va a ser bueno, porque la gente va a salir más preparada", además de obligar a las autoescuelas a recuperar las clases teóricas que poco a poco se habían reducido en muchas de ellas a facilitar al alumno una plataforma digital para realizar test, lo que había abaratado los precios pero empeorado su preparación. "El propio cliente demandaba lo más cómodo y, al final, el profesional vende lo que la sociedad demanda", admite Garrido. Rodríguez defiende las clases teóricas impartidas por un profesor cualificado porque "hay dudas que solo un profesor te puede resolver". Los contenidos sobre los que versará el examen son los mismos pero se multiplican las formas de preguntarlos. "Antes era sota, caballo y rey y la gente se preparaba solo para examinarse", dice Garrido.

El hecho de que Sevilla fuera una de las capitales en las que se hizo la prueba piloto del nuevo examen hace que las autoescuelas ya tengan incorporadas esas nuevas prácticas en sus clases. "No va a ser un cambio radical", explica Margari, administrativa de la sucursal de autoescuela Leonesa en Los Remedios, quien reconoce que hubo cierto aumento de alumnos para examinarse "en noviembre, cuando salió la noticia del cambio de examen, y en diciembre también se ha examinado más gente, pero los que están ahora ya van a su ritmo independientemente". No obstante, algunos sí quieren pisar el acelerador para tratar de aprobar antes por si acaso, como Friedrich Hoppe, un alemán que comenzó el año 2013 preparándose en la autoescuela San Eloy y, aunque va justo de tiempo, le gustaría examinarse del teórico antes del día 21. "Creo que sí va a ser más difícil el nuevo, aunque de los cambios en el práctico aún no tengo mucha idea", admite.

  • 1