Local

El nuevo Gobierno se fija como prioridad la creación de empleo

Los seis nuevos ministros nombrados por José Luis Rodríguez Zapatero tomaron ayer posesión de sus cargos y se pusieron ya a trabajar para combatir los efectos de la crisis económica, con especial hincapié en el empleo, a la vez que ofrecieron diálogo para llegar a acuerdos con partidos, agentes sociales y las otras administraciones.

el 16 sep 2009 / 01:07 h.

TAGS:

Los seis nuevos ministros nombrados por José Luis Rodríguez Zapatero tomaron ayer posesión de sus cargos y se pusieron ya a trabajar para combatir los efectos de la crisis económica, con especial hincapié en el empleo, a la vez que ofrecieron diálogo para llegar a acuerdos con partidos, agentes sociales y las otras administraciones.

Elena Salgado, Manuel Chaves, José Blanco, Trinidad Jiménez, Ángel Gabilondo y Ángeles González-Sinde se quedaron sin vacaciones de Semana Santa y ya comenzaron a trabajar "a pleno rendimiento" para ponerse al día. Tampoco el jefe del Ejecutivo se tomará su habitual descanso de Semana Santa en Doñana y trabajará en su despacho con el nuevo Gabinete.

El mayor peso político del nuevo Ejecutivo no impedirá un diálogo con el PP, según la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien hizo un llamamiento a la responsabilidad de ese partido para ayudar a "sacar al país adelante" y dejó claro que la creación de empleo será la "piedra angular" de la política económica.

Un objetivo que hizo suyo la nueva vicepresidenta económica, Elena Salgado, quien reclamó a la banca que, igual que mostró fortaleza ante la crisis, la utilice con "rigor" y "prontitud" para ayudar a "superar las dificultades de familias, autónomos y pymes" con la concesión de crédito.

Tras recibir de manos de Pedro Solbes la cartera de Economía y Hacienda, Salgado prometió hacer "todos los esfuerzos" para "retomar cuanto antes la senda del crecimiento" económico e impulsar reformas que favorezcan el empleo. Salgado impulsará el diálogo social y, para ello, tiene intención de reunirse la próxima semana con los agentes sociales. Mientras, ayer por la tarde se reunió con el "excelente" equipo de Solbes.

De manos de Salgado recibió el vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, la cartera, en un acto en el que se ha comprometido a "buscar" un sistema de financiación autonómica que satisfaga los intereses "legítimos" de las comunidades pero que sirva para todas ellas y para todos los ciudadanos.

También para el ministro de Fomento, José Blanco, la prioridad será combatir la crisis y, para ello, anunció que la dotación en infraestructuras se orientará a la mejora de la productividad de la economía. En el discurso de toma de posesión de su cargo, Blanco destacó que se va a "estimular la actividad y la competitividad de las empresas en los sectores ligados a las infraestructuras y transporte". También se refirió a la importancia que tiene el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) aprobado en la anterior legislatura y que va a ser "la hoja de ruta de mi gestión", porque gracias a él "vamos a pasar de una España radial a una España de red".

"Ninguna coyuntura económica va a mermar la atención a los colectivos más desfavorecidos" y ningún obstáculo va a socavar los cimientos de las políticas sociales. Así de rotunda se expresó la nueva titular de Sanidad y Políticas Sociales, Trinidad Jiménez, después de asegurar que buscará con "ahínco" el apoyo de las autonomías. Jiménez destacó la "enorme responsabilidad" que supone estar al frente del departamento que encarna el "compromiso firme y decidido" del Gobierno con las políticas sociales progresistas y con la convicción de que "no puede haber libertad sin la seguridad de poder planificar nuestro futuro".

A las autonomías se refirió también el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, porque con las éstas, las fuerzas políticas y sociales y el sector educativo quiere lograr "un gran pacto" para llevar adelante la política de su departamento. En alusión a las protestas estudiantiles contra el proceso de Bolonia, aunque sin nombrarlas, dijo en su discurso de toma de posesión que sin los universitarios "no hay nada que hacer" y añadió que cree en la "escucha, en la atención a los argumentos, en la mano próxima y tendida, pero -matizó- con firmeza y diálogo". Resaltó el trabajo por la internacionalización, la excelencia, la competitividad de las universidades y el empeño en un Espacio Europeo de Educación Superior que sea "diverso, homogéneo, pero no uniforme", y agregó que no tiene punto de retorno, en declaraciones posteriores a la prensa.

Que Zapatero apueste por el Ministerio de Cultura en tiempo de crisis es algo que agradeció la titular de ese departamento, Ángeles González-Sinde, convencida de que la cultura es "generadora de bienestar". En cuanto a la lucha contra la piratería y las descargas ilegales en internet -los internautas ya han pedido su dimisión- aseguró que su intención, "en un momento en que todos somos internautas, es que hay que tener en cuenta la opinión de todos, hay que hablar y escuchar, para así hallar una solución que sea buena para todos".

Tanto Zapatero como los seis nuevos ministros pidieron comparecer en la Cámara Baja para explicar los cambios en su Gabinete el primero y exponer los planes de sus respectivos departamentos los segundos, aunque también el PP solicitó su presencia en el Congreso de los Diputados.

Ayer fue también una jornada de despedidas, como la de Magdalena Álvarez, que dejó Fomento sin ninguna espina clavada, sino "satisfecha y feliz" por el trabajo realizado. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, asistió -en la sorpresa de la jornada- a la despedida de Álvarez tras afirmar el día anterior que como ministra fue un "castigo" para los madrileños. Y es que José Blanco invitó a los presidentes autonómicos.

"A ciertas edades hay que plantearse otras cosas que hacer en la vida", dijo Solbes. Quizás Bernat Soria fue el ministro saliente que mejor expresó el paso por un ministerio: "la llegada es el Domingo de Ramos, cuando todo el mundo te recibe con palmas y halagos, pero al día siguiente es Lunes de Dolores, cuando comienza la tortura larga y el día de la muerte es cuando te comunican el cese". Pero la resurrección, apostilló, llega enseguida, con "las primeras llamadas de familiares felices de recuperarte".

  • 1