Local

El nuevo perfil de la pobreza en Sevilla

El estudio elaborado por Cáritas en las parroquias de Sevilla radiografía con datos de los últimos meses el nuevo retrato de la pobreza en la provincia de Sevilla, un mapa en el que aparecen nuevos perfiles fruto del desplome que está sufriendo la economía española...

el 15 sep 2009 / 19:57 h.

El estudio elaborado por Cáritas en las parroquias de Sevilla radiografía con datos de los últimos meses el nuevo retrato de la pobreza en la provincia de Sevilla, un mapa en el que aparecen nuevos perfiles fruto del desplome que está sufriendo la economía española por culpa de la gravísima crisis de los mercados financieros mundiales. Sobre el papel, la primera idea que sobresale se refiere al fuerte incremento de las peticiones de ayuda que se formalizan en estas parroquias, con una media superior a la española (un 70% frente al 50% del país) y picos de subida de hasta un 250% (San José de la Rinconada), un 171% (en Alcalá de Guadaíra) o un 116% (Gines). Pero, aun siendo muy importantes, llaman aún más la atención otros aspectos destacados en el informe. En concreto, los ligados a la irrupción de un nuevo grupo de solicitantes de ayuda: el formado por familias normalizadas y con hijos en los que los progenitores han perdido sus empleos o han visto reducido su sueldo y terminan por pedir ayuda a Cáritas para pagar recibos de servicios básicos como el agua o la luz. Se trata, por tanto, de personas que habían alcanzado un cierto nivel de vida que ahora se les esfuma por culpa de la situación económica. Junto a ellos, el otro grupo de riesgo quedaría constituido por los inmigrantes, sin apenas redes familiares de apoyo y cuyas peticiones de auxilio se han multiplicado en áreas como Utrera, La Rinconada, Alcalá de Guadaíra y los barrios de la Macarena y San Jerónimo. La situación es mejor en la ciudad que en el resto de la provincia, pero en ninguno de los casos se atisban a corto plazo perspectivas de mejora. El estudio lo atestigua y, además, prueba, con ejemplos por delante, de que, junto a las políticas de fomento de las actividades emprendedoras, las Administraciones tienen que seguir esforzándose por mantener su red pública de apoyo a los colectivos que más están sufriendo los rigores de la devastadora crisis que estamos viviendo.

  • 1