Cultura

El nuevo poemario cívico y meditativo de Lamillar

El poeta Juan Lamillar (Sevilla, 1957) presentó ayer en el marco de la Feria del Libro de Sevilla su último poemario, Entretiempo, que hace el décimo de su producción en verso y que acaba de ver la luz en la colección Vandalia de la Fundación José Manuel Lara.

el 16 sep 2009 / 02:56 h.

El poeta Juan Lamillar (Sevilla, 1957) presentó ayer en el marco de la Feria del Libro de Sevilla su último poemario, Entretiempo, que hace el décimo de su producción en verso y que acaba de ver la luz en la colección Vandalia de la Fundación José Manuel Lara.

El título, según comenta Lamillar, hace referencia "a ese tiempo de antes o de después del verano, pero aludiendo a un yo metafísico, a un entretiempo de lo cotidiano, a la idea de que estamos entre dos tiempos". En este nuevo libro, según advirtió en la presentación el editor Ignacio Garmendia, el sevillano "logra hacer confluir algunos de los elementos que son una constante en su poesía", como la elegancia en la dicción, el paso del tiempo, la noción de viaje, la música, las artes plásticas "o ese culturalismo vivido del que él mismo habla a menudo".

El propio escritor comentó que Entretiempo no es una antología, es un libro completamente nuevo, pero hay temáticas, motivos que están en mi poesía prácticamente desde el primer libro. Por eso quería que los poemas no estuvieran agrupados por secciones, que respiraran de otra manera. También abundan en los versos de Juan Lamillar una visión de las cosas, "algo de naturaleza muerta que siempre me parece motivo de inspiración para escribir", añade.

Una de las facetas más novedosas que pone de manifiesto esta nueva obra es la toma de partido por parte del autor ante hechos como la guerra de Irak o los atentados terroristas del 11-M. "Uno está en el mundo, lee la prensa y encuentra cosas que te sublevan o te hacen meditar", comenta Lamillar. Sin embargo, "no creo que los temas de actualidad, que también son los temas eternos, te hagan un poeta político. Comprometido sí está uno, pero sobre todo con su tiempo", agrega.

Adscrito cronológicamente a la llamada Generación de los 80, y a esa vertiente conocida como la Poesía de la Experiencia, Lamillar dice sentirse muy a gusto en esa foto de familia que hacemos con Felipe Benítez Reyes, Luis García Montero, Carlos Marzal o Vicente Gallego. "Empezamos a publicar en los mismos años, en revistas como aquella Fin de Siglo, que servía como puente a dos generaciones. Ellos son los poetas que más he seguido, y la amistad perdura", asevera. Y aunque ha alternado épocas de sequía productiva con otras de efervescencia editorial, como la presente, Lamillar está convencido de que "ni debo preocuparme cuando no publico, ni debo extrañarme cuando lo haga".

  • 1