Local

El nuevo tanatorio está pendiente de un informe de Medio Ambiente

El informe de la Consejería de Medio Ambiente es el único que todavía le falta a la empresa que construye el nuevo tanatorio de Écija para saber si tendrá el permiso necesario para instalar en este un horno crematorio, como solicitó en noviembre de 2007. (Foto: M. R.)

el 15 sep 2009 / 05:17 h.

TAGS:

El informe de la Consejería de Medio Ambiente es el único que todavía le falta a la empresa que construye el nuevo tanatorio de Écija para saber si tendrá el permiso necesario para instalar en este un horno crematorio, como solicitó en noviembre de 2007.

Aunque la empresa Tanatorio de Écija S.L. calculaba en enero que la instalación podría estar abierta en mayo, el tanatorio sigue sin abrir en espera de contar con todos los permisos necesarios para iniciar su actividad. En el caso del crematorio es, además, un servicio que ha generado cierta controversia ante el miedo de parte de los vecinos de las huertas cercanas al cementerio - donde se levanta el tanatorio - que aseguran que el incinerador es una actividad nociva para la salud y piden que no se instale.

La empresa adjudicataria recuerda que cumple todos los requisitos legales para su actividad y niega que el crematorio previsto vaya a ser contaminante y perjudicial para la salud. "Un coche normalito circulando por la ciudad contamina diez veces más que el humo resultante de una cremación", aseguran, de forma gráfica, para desmentir que el horno incinerador pueda provocar enfermedades en los ecijanos por culpa de la emisión de gases pretendidamente tóxicos.

Directivos y técnicos de la empresa se han mostrado respetuosos con la opinión de este grupo de vecinos pero califican el miedo a posibles enfermedades provocadas por el crematorio como "creencias sin fundamento". "Los gases están totalmente depurados", explica Rufino Martín, consejero de la empresa, "lo que significa que el horno no genera contaminación". La firma dice que cumple todos los requisitos legales, tanto urbanística, como, sobre todo, ambientalmente hablando, marcados por la Unión Europea y por la Junta de Andalucía, "que es la que nos tiene que otorgar la licencia", recalca Rufino Martín.

Los vecinos aseguran no oponerse a la construcción del horno incinerador, pero sí al lugar elegido. Piden que se instale el crematorio "en un lugar más distanciado" de sus domicilios "porque es una industria peligrosa".

  • 1