Local

El número 53.152, segundo premio del sorteo de la Navidad

El segundo premio se va para Getafe (Madrid).

el 22 dic 2009 / 10:50 h.

TAGS:

Bañado en sidra, "emocionadísimo y sin palabras", de esta guisa estaba ayer Antonio Platero, dueño de la administración número 10 de Getafe que vendió íntegramente el segundo premio del sorteo navideño y uno de los quintos. El número 53.152 fue el agraciado. Alicia Rodríguez y Yahaira Gómez, las niñas que tres minutos antes habían cantado el Gordo, volvían a repartir ilusión a las 11.42 horas en el segundo alambre de la séptima tabla.

"Repartir tanto dinero es poco habitual. Estoy superemocionado y no puedo expresar con palabras lo que siento", explicaba el administrador de loterías visiblemente emocionado después de saber que había repartido 200 millones de euros entre sus clientes y vecinos del barrio.

Poco después, Conchi Jiménez, su mujer, detallaba el motivo de tanta emoción: El Trébol, como se llama la administración que regentan desde hace 23 años, acababa de repartir íntegramente el segundo premio del sorteo de Navidad y se sumaba uno de los quintos premios (51.972) que llegó a las 09.42 h. Los boletos de ambos números se vendieron sobre todo entre el personal del servicio de limpieza del hospital de Getafe y los trabajadores el Hiper-Getafe, explicaba Conchi, para quien, ayer fue "el día más feliz" de su vida pese a no haberse quedado con ninguno de los números premiados. Hasta la administración de El Trébol, situada en la calle Doña Romera del barrio de San Isidro de Getafe, se acercaron numerosos agraciados que brindaron con sidra y que, a voz en grito, agradecían su suerte al santo que ha dado nombre a este vecindario.
A Gema, empleada en el salón de belleza Mary, le han tocado "varios millones" porque llevaba "varios décimos" que había comprado en una mensajería cercana a la peluquería. Por cada uno de esos boletos le corresponden 100.000 euros.

Nerviosa y sobre todo feliz, Gema explicaba que lo va a celebrar "de vacaciones con su marido y su hijo".Además, esta autoproclamada "especialista en moños y recogidos" confía en recibir muchas clientas después de este sorteo, tal vez, porque ya ha decidido que quiere seguir trabajando o, más bien, porque todavía no es consciente de la suerte que le tocado. Y en la mensajería cercana, la que le vendió los boletos a Gema, una de sus empleadas relataba su alegría sin disimulo: "Somos unos veinte trabajadores y cada uno de nosotros tenemos un décimo, que creo que son 100.000 euros".
Agradecida a la suerte, esta trabajadora explicaba que este pequeño negocio estaba pasando "un año muy duro", que seguramente será más llevadero desde ayer mismo.

  • 1