Local

El número de bodas cae en Sevilla al nivel de los años 50

Matrimonios religiosos y civiles se reparten los más de 6.800 enlaces que se celebraron en 2011 y el verano deja de ser la estación nupcial.

el 22 jul 2012 / 18:11 h.

TAGS:

Dos niños cogen la cola del vestido mientras la novia se dirige a su boda en el Ayuntamiento de Sevilla del brazo de su padrino.
Dicen que el amor vale más que el dinero, pero cuando éste es la base para poder casarse, el amor espera a que vengan tiempos mejores. El año 2011 fue el más castigado por la crisis en el sector nupcial, tan solo 6.864 parejas contrajeron matrimonio, una cifra que está a la altura de la celebración de enlaces de 1950, según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Lejos de imponerse, los matrimonios religiosos se igualan a los civiles, con 3.798 enlaces eclesiásticos y 3.048 ceremonias civiles. La primavera y los primeros meses de verano dejan de ser las fechas favoritas para dejar paso a septiembre como el mes de las bodas.

El coste medio de una boda en Andalucía, según datos del portal nupcial Bodaclik.com , es de unos 19.000 euros. Pese al elevado precio, los futuro marido y mujer prefieren abaratar costes antes que evitar pasar por el altar. Por ello, el alquiler y el recorte de invitados son las principales opciones que manejan.

El futuro marido es el primero que busca recortar el presupuesto alquilando "el traje o el chaqué", explica la socia de la empresa de organización de bodas BdeBodas Miriam Aranda. Este es el caso de Alberto Torralvo, que se casará el próximo año con un traje alquilado para dedicar ese dinero a otros detalles de la boda.

Ante la caída de la compra del traje del novio, las tiendas especializadas en ellos han tenido que buscar una alternativa para captar clientes. En la calle Cuna, la tienda Pepe Prieto ha optado por regalar los zapatos a todos aquellos novios que compren el traje completo (incluidos el chaleco, la corbata y el pañuelo), lo que supone un ahorro de 120 euros. En cuanto a complementos como los gemelos o el reloj, según el responsable de la tienda, Roberto Prieto, ellos son más dados a "reutilizar el de sus familiares por motivos sentimentales".

Aunque ellas deben estar radiantes ese día, la belleza no depende del gasto, por eso muchas novias acuden a las tiendas a por modelos de bajo coste o promociones en las que el tocado o el velo no suponen un coste adicional. En Novias Cira, en la Plaza del Pan, se ha impuesto la moda low cost. Según la responsable de la tienda, Isabel María Perdigones, la novia puede comprar su vestido desde 300 hasta 1.000 euros gracias a que bucean en "las ofertas de los proveedores".

En la tienda Sevilla Novias, en la misma plaza, el stock es la mejor opción para poder ofertar vestidos a precios más asequibles. Según la encargada de la tienda, Esperanza Cansino, pese a la crisis, "rara es la novia que prefiere evitar casarse o reutilizar un vestido". De ahí que colecciones anteriores o promociones, donde el velo o el cancán lo regalan, sean la mejor opción para la novia.

Hasta la noche de bodas tiene que reducir su parte del presupuesto. Mientras que antes la novia buscaba la lencería, con camisón y bata incluidos, ahora la dueña de la corsetería Ana Domínguez, con el mismo nombre, asegura que las novias buscan lo básico.

A la hora de dirigirse hacia la ceremonia, los coches de caballo y los vehículos antiguos ceden el puesto a los coches de los familiares. De esta forma, empresas como Coches con clase han tenido que reducir sus precios hasta 180 euros (con la recogida al final del evento y las fores incluidas).

Invitados. Pese a que los novios son los protagonistas, los invitados son quienes encarecen el precio de un boda, por lo que muchos novios deciden reducir su número de comensales. En este sentido, el gerente de Hacienda de la Andrada, Miguel Rodríguez, comenta que el número de invitados ha disminuido en torno a un 25%. Pero reducir el número no es la única opción y muchas parejas optan hoy en día por invitar a sus familiares a un cóctel antes que hacer un gran banquete, "lo que abarata mucho el precio de la boda", explica la gerente del Cortijo Mi Ranchito, Alicia Fuentes.

Aunque los sábados es el día preferido para muchas parejas, los lugares de celebración ofertan menús más baratos los viernes y domingos que permiten reducir un 20% el precio del menú (con barra libre), comenta Rodríguez. Otra opción es celebrar el enlace en fechas menos habituales como febrero.

El coste sigue aumentando cuando hay que preparar las invitaciones y los detalles para los invitados. Antes de escoger invitaciones de dos euros, los novios prefieren realizarlas ellos mismos, e incluso enviarla por correo electrónico, o comprar papel más barato, explica Cristina Rutia, dueña de la tienda de detalles Paperfields, en la Plaza del Pan. Aunque otro de los problemas que se encuentra este tipo de empresas es el intrusismo por parte de lugares de celebraciones y fotógrafos que regalan las invitaciones a cambio de contratar sus servicios, sostiene Rutia.

A la hora de regalar, atrás quedan el alfiler y el espejo. Muchos novios se decantan por hacer regalos más útiles como pañuelos para ellas o bolígrafos para ellos. El "hazlo tú mismo" (DIY) es una de las tendencias que empiezan a arraigarse entre las parejas sevillanas. De esta forma, familiares de los novios ayudan a fabricar los alfileres o detalles como jabones, aunque al final el coste del detalle es igual o más caro que si lo compraran.

Frente a la caída del número de bodas, las parejas de hecho van en aumento. De hecho, Sevilla registró entre enero y junio un total de 706 parejas de hecho. Ahora habrá que descubrir si el motivo de evitar la boda es su alto coste.

  • 1