Local

El número de turistas repunta pero el sector sigue destruyendo empleo

Los trabajadores de la industria turística bajan un 2% en el primer semestre de 2011 mientras las pernoctaciones se estancan

el 05 ago 2011 / 19:49 h.

TAGS:

Un grupo de visitantes utiliza el autobús turístico de Sevilla para contemplar la capital hispalense.

El sector turístico se enfrentaba este 2011 al año de la recuperación tras varias temporadas a la baja. El alza de las economías europeas y el repunte de las salidas vacacionales de los españoles hacía prever un primer semestre del año positivo para el sector. Pero lo que reflejan los datos es una recuperación con cara y cruz.

La cara es el número de viajeros. Desde enero hasta junio visitaron Sevilla 1.236.068 personas, un 4,6% más que en el mismo periodo de 2010. Pero los que salvan al sector son los visitantes extranjeros: la ciudad ha recibido casi un 10% más de turistas procedentes de fuera de España que en 2010. Los mejores meses fueron abril y mayo, cuando vinieron 244.000 y 256.000 turistas, respectivamente. Los datos de junio, el último mes del que se tienen resultados, han sido a la baja, ya que visitaron la capital 226.217 personas.

El gerente de la Asociación de Hoteles de Sevilla, Santiago Padilla, confirma que "en mayo fue cuando más se notó la recuperación en cuanto a la ocupación hotelera" y destaca que uno de los avances de este año ha sido el aumento de las tarifas, "que llevaban varios años congeladas".

Lo que no ha avanzado es la situación de los dos caballos de batalla del sector: el número de empleos y la duración de la estancia de los turistas.

A pesar de la subida cercana al 5% en el número de viajeros, el pasado mes de junio trabajaban en el sector 454 personas menos que en junio de 2010, lo que supone un descenso del 2,07%. En total, Sevilla cuenta con 3.609 empleados dedicados a la actividad turística, frente a los 4.063 de junio de 2010.

En principio, puede resultar paradójico que aumente el número de turistas que llegan a Sevilla y, por tanto, haya más habitaciones reservadas, restaurantes más llenos, más platos que limpiar y camas que hacer... y, sin embargo, el número de personas contratadas para realizar estas tareas haya descendido. Para el gerente de la Asociación de Hoteles de Sevilla hay una explicación.

Según Padilla, los datos de viajeros no se reflejan en los de empleo porque "los departamentos de los hoteles que más contratación generan no están avanzando en su producción". Y pone un ejemplo: los recepcionistas. "En un hotel de 100 habitaciones, el número de recepcionistas no cambia si hay 40 ocupadas o si hay 80", explica Padilla. Pero, añade, si lo que aumentaran fueran el número de comensales en una cena, el hotel tendría que contratar más camareros. El problema, entonces, lo achaca a los turistas, que gastan menos y, además, acortan sus estancias.

Eso es lo que refleja el dato de pernoctaciones, la otra gran lucha del sector. El nivel está estancado con respecto al año pasado: en junio de 2010, los turistas se hospedaban en Sevilla una media de 1,81 noches, dato que sólo ha subido una décima en junio de 2011, hasta el 1,82.

Comparada con otras ciudades, la cifra es, cuanto menos, llamativa. Las pernoctaciones en Cádiz y Almería, por ejemplo, superan las de Sevilla, alcanzando el 2,98 y el 3,25, respectivamente. Estos datos podrían ligarse a su carácter costero y marcadamente turístico, pero el argumento no es aplicable a ciudades del interior donde las pernoctaciones también superan, y bastante, las de la capital sevillana. En Teruel, por ejemplo, los visitantes pasan una media de 2,82 noches; en Albacete, 2,21; y en Badajoz, 1,87.

Padilla achaca las cifras de estas ciudades a "eventos especiales", aunque puntualiza: "Que el aumento de los viajeros se traslade de forma tan insignificante a las pernoctaciones tiene como única explicación que la capacidad de gasto de los clientes es limitada". El remedio para cambiar esta tendencia, en su opinión, es lograr que aumente la demanda, "aunque el hecho de que ya haya subido en esta primera mitad del año ya es un éxito".

El Ayuntamiento maneja, además, otra fórmula para impulsar las pernoctaciones que pasa por fomentar un fenómeno emergente: el turismo de congresos. Como ya explicó a principios de julio el delegado de Economía, Empleo y Turismo, Gregorio Serrano, los asistentes a congresos tienen un perfil que interesa al sector, ya que se hospedan, al menos, entre dos y tres noches en la ciudad y su nivel adquisitivo es elevado. Seguro que hoteleros y hosteleros los esperarán con los brazos abiertos.

  • 1