Local

El número de viajeros del consorcio de autobuses cae un 20% en dos años

La convocatoria huelga de la plantilla se frena por el compromiso de pago de la administración.

el 06 oct 2011 / 19:40 h.

TAGS:

Unos viajeros guardan cola para entrar en un autobús del consorcio.

No habrá huelga en los autobuses del Consorcio Metropolitano de Transporte de Sevilla gracias a un pago de 700.000 euros, aunque sólo "por ahora", dado que el sector no pasa precisamente por su mejor momento económico. Las empresas concesionarias del servicio alertaron de las penurias de una concesión a la que se le adeuda más de siete millones de euros -sobre todo por los impagos de los consistorios al consorcio- y que, además, cuenta con el handicap añadido de que ha perdido hasta un 20% de sus usuarios en los últimos dos años.

Aunque no argumentaron las razones de este descenso de pasajeros, el hecho de que se produzca a partir del año 2009 implica que a la crisis -menos personas que van a sus lugares de trabajo y por tanto, menos viajeros- se suma también la puesta en funcionamiento de la línea 1 del Metro de Sevilla, que se inauguró en abril de aquel año. Pese a la caída de la demanda, el presidente de la Asociación Empresarial del Transporte Metropolitano y director gerente de Casal, Luis Martín, señaló que no se ha limitado el número de líneas ni se ha encarecido el billete a petición del propio consorcio.

"Como es la prestación de un servicio público, no tenemos capacidad de fijar los precios ni de reducir la cantidad de líneas", indicó Martín, que recordó que el principal problema en el que se encuentran y que les obliga a retrasar el abono de las nóminas es, más allá del descenso de viajeros, el cobro de sus servicios. Las dificultades en el pago por parte del consorcio se remonta a "hace diez meses" y la cantidad adeudada se eleva a 7,6 millones de euros. "Las empresas somos tan víctimas de la situación como los trabajadores", aclaró Martín, que trasladó la responsabilidad a las políticas emprendidas por las diferentes administraciones del consorcio, en especial a los Consistorios, ya que, según aclaró, la Junta sí que está al corriente de los pagos.

Con ello se produce un efecto dominó algo peligroso: los ayuntamientos, que están en una precaria situación económica, carecen de dinero para pagar la cuota mensual que el consorcio utiliza para cumplir con las empresas concesionarias y éstas usan para estar al día con sus trabajadores. Las empresas aclararon que, si a eso se suma la subida del precio del carburante, la situación se torna más compleja. "En general, todas las empresas llevan al día sus salarios, salvo septiembre, pero ya no hay más ni podemos pedir más a los bancos", explicó, no sin antes aclarar que la única salida era adeudar algo a los trabajadores o no pagar el carburante. Esta última opción estaba descartada porque acarrearía "la parálisis de un servicio" que utilizan unas 35.000 personas al día. Eso sí, comprendieron la postura de la plantilla de plantearse una huelga "que es de justicia", aunque "no solucionaría nada, sino que empeoraría las cosas", ya que simplemente "no hay dinero".

Como si hubieran oído sus palabras, la plantilla paralizó todas las movilizaciones previstas, después de mantener una reunión con la directora general de Transportes de la Junta de Andalucía, Josefa López Pérez. Desde el sindicato UGT señalaron que se ha fijado un calendario de pagos que irá limando poco a poco la deuda del consorcio con los operadores y que tendrá su continuidad a primeros de año, cuando se plantea la posibilidad de que Hacienda retenga ingresos a los ayuntamientos para que subsanen la deuda contraída con el servicio de autobuses metropolitano.

Ese compromiso, unido a que se ha producido un pago extra de 700.000 euros que permitirá que las nóminas se abonen este viernes, han hecho que se desconvoque la jornada de huelga prevista para el 17 de octubre, así como la manifestación del día 11, que iba a realizar el recorrido entre la sede del consorcio y el Ayuntamiento de Sevilla, que igualmente arrastra una deuda con algunas de las empresas -Los Amarillos y Casal-.

  • 1