Local

El obispo de Avila pide primar la festividad de Todos los Santos sobre la de Halloween

el 31 oct 2009 / 12:06 h.

TAGS:

El obispo de Ávila, monseñor Jesús García Burillo, pidió hoy en un escrito a los padres y profesores que destaquen el sentido de la festividad de Todos los Santos sobre la de Halloween, cuyo origen es pagano, y que ésta, por "contraste", puede "ayudar, por la vía del contraste, a entender un tema decisivo como es la muerte".

"Antes que jugar con vuestros hijos o alumnos al halloween, les insistierais en la importancia del Holy wins; es decir, de que la santidad vence a la muerte y nos asocia a la victoria de Cristo, ya que cree que el vocablo de la fiesta americana es "posible" que "derive" de la expresión "all hallow*s", que significa "víspera de Todos los Santos".

"No pasa nada por recortar sonrisas sobre calabazas, ciertamente, pero tampoco sirve para mucho, sólo para entretenernos como un juego", y "en cambio, festejar a los Santos significa valorar el triunfo de Cristo en sus vidas, nos asegura su protección y nos anima a seguir sus huellas, es decir, a caminar unidos al Señor que nos adentra en la fiesta verdadera, la de participar en la alegría de su Reino, al que todos estamos invitados".

García Burillo contrasta que la festividad de Todos los Santos es "de naturaleza católica y honda raigambre en nuestros pueblos" y la de Halloween, "de origen pagano, exportada desde Estados Unidos por obra y gracia de la globalización, y que va creciendo paulatinamente", si bien "el hecho de que se celebren juntas nos puede ayudar, por vía de contraste, a entender mejor un tema decisivo como es la muerte".

Destaca el prelado que esta festividad "probablemente estaba relacionada con una creencia de tipo estacional, cuando a finales de octubre, una vez recogida la cosecha, el otoño daba la impresión de que la muerte se apoderaba de la tierra (*), es como si la muerte tomara posesión del planeta y, al hacer sentir su poderosa influencia, los hechiceros pudieran convocar a seres de ultratumba atemorizando a los pobres campesinos".

"Las máscaras, en la historia de las religiones, frecuentemente representan lo demoníaco, lo monstruoso, las fuerzas que el hombre no puede controlar y que son capaces de determinar su existencia", pero después "el cristianismo cambia completamente la perspectiva, incluso es muy posible que el vocablo halloween derive de la expresión all hallow's eve, es decir, la víspera de Todos los Santos".

"Antes del anuncio del Evangelio, los pueblos -dice garcía Burillo- vivían atemorizados ante la perspectiva de la muerte y la posibilidad de la magia, de la primera trataban de huir conjurando la segunda a su favor, pero a la luz del mensaje de la Iglesia, los hombres descubrieron que la muerte no es tan terrible como parece, ya que su poder es limitado sobre aquellos que han recibido el bautismo, pues por él fueron incorporados a la Vida de Cristo y, por lo tanto, asociados a su resurrección".

 

  • 1