domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

El obispo de Córdoba pide "esperar" a que los tribunales decidan sobre el caso de abusos

A la pregunta de qué hará la Iglesia si se comprueba que son ciertos los hechos, el obispo de Córdoba subraya que "eso lo dirán los tribunales".

el 14 may 2010 / 16:17 h.

TAGS:

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha pedido este viernes "esperar" a que los tribunales decidan, antes de opinar, sobre los supuestos abusos sexuales a discapacitados mayores de edad en un centro que regenta en la capital cordobesa la Cruz Blanca y por el que están imputados, entre otros, dos miembros de dicha institución religiosa.

En declaraciones a los periodistas, Fernández, que ha mantenido el ya tradicional encuentro con los profesionales de los medios de comunicación cordobeses que celebra el Obispado cordobés con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que este año alcanza la XLIV edición, ha recordado que "vivimos en un Estado democrático" en el que, por parte de la Iglesia Católica, se acata el reparto de poderes, de forma que espera "que la Justicia actúe", pidiendo respeto para ello.

A la pregunta de qué hará la Iglesia si se comprueba que son ciertos los hechos por los que están ahora imputados los dos religiosos, el obispo de Córdoba subraya que "eso lo dirán los tribunales", por lo que pidió que se esperase "a que los tribunales actúen, pues ellos dirán si es verdad o no, dado que, en un Estado como el nuestro, hay medios para verificar si es verdad o es mentira", valoración que, según destaca, no le toca hacer a él, ni tampoco a los periodistas, "de modo que vamos a esperar".

El obispo de Córdoba ha hecho estas declaraciones después de que la titular del Juzgado de Instrucción número seis de Córdoba ha imputado hoy por abuso sexual a un ex trabajador de la Casa de San Francisco de Asís que hace tres años dejó de trabajar en dicho centro y que, según informan a Europa Press fuentes judiciales, ha quedado "en libertad sin ningún tipo de medida cautelar" tras prestar declaración en el juzgado.

Además, declaran otras dos personas más, en calidad de testigos. Una de ellas, Carmen, lleva trabajando en el centro cinco años y manifestó ante el juez que no ha visto nunca ningún tipo de maltrato por parte del hermano Manolo, director del centro, imputado por un delito de abusos sexuales y otro de maltrato habitual, en este caso imputado sólo por un delito de abusos sexuales a los internos.

Esta testigo ha señalado que lo único que puede decir sobre el hermano Manolo son cosas buenas, porque "es como un padre para todos los niños", y si les ha tenido que reñir, lo ha hecho, pero ella nunca ha presenciado un maltrato por su parte. Además ha añadido que lo único que ha hecho Manuel Ortiz es "luchar por todos los niños con una labor grandísima en Córdoba", por lo que insistió en que sólo puede decir "cosas buenas del hermano Manolo y de toda la casa".

  • 1