Deportes

El Olimpo se viste de gala para vivir el duelo Contador-Sastre

Seis años después de la última conquista de la cima del Angliru firmada por Roberto Heras, la Vuelta regresa hoy al Olimpo del ciclismo español, la cima asturiana que ofrecerá sus terribles rampas para el esperado duelo entre Alberto Contador y Carlos Sastre, cabezas de cartel tras el KO de Alejandro Valverde en la etapa del jueves.

el 15 sep 2009 / 11:42 h.

Carlos de Torres

Seis años después de la última conquista de la cima del Angliru firmada por Roberto Heras, la Vuelta regresa hoy al Olimpo del ciclismo español, la cima asturiana que ofrecerá sus terribles rampas para el esperado duelo entre Alberto Contador y Carlos Sastre, cabezas de cartel tras el KO de Alejandro Valverde en la etapa del jueves.

Tras la segunda jornada de descanso en tierras cántabras, llega el primer asalto decisivo para el podio final. Los Pirineos no aclararon nada, si acaso que Alberto Contador, con dos tímidos ataques, se mostró como el más fuerte, pero sin alardes, y con ventajas pírricas. Alejandro Valverde, antes del ya famoso despiste en el Alto del Caracol, y Carlos Sastre salieron indemnes de La Rabassa y Pla de Beret. Y tampoco desentonaron Ezequiel Mosquera, Igor Antón y Dani Moreno.

El navarro Egoi Martínez portará el jersey oro de la general hasta la cima. Los más próximos en la carrera sucesoria son el estadounidense Levi Leipheimer, separado por 11 segundos, y los españoles Alberto Contador, tercero a 29 y Carlos Sastre, cuarto a 1:38 minutos. Entre ellos andará el juego, con Ezequiel Mosquera e Igor Antón a la expectativa a 2.10 y 2.23 respectivamente.

El día de gala de la presente edición es el del Angliru, el Mortirolo español, un puerto donde el ciclismo, dicen, se hace inhumano. La jornada tendrá como aperitivo tres puertos de primera: el Alto de Arnicio, La Colladona y el Cordal.

El Angliru será el final de la etapa 13, a buen seguro el número de la suerte para unos pocos elegidos y el del descalabro para la mayoría. En cualquier caso, un suplicio de 12,5 kilómetros de ascenso, con pendientes máximas del 23,5 por ciento y un total de 1.255 metros de desnivel hasta alcanzar 1.570 de altitud, donde el aire da esquinazo a los pulmones del corredor.

El Angliru empezó a escribir su historia en la Vuelta en 1999, cuando el inolvidable Chaba Jiménez tuvo el honor de estrenar la cima tras aparecer en medio de la niebla, como por arte de magia, y adelantar al ruso Pavel Tonkov en los metros finales.

El italiano Gilberto Simoni (2000) y Roberto Heras (2002) también lo conquistaron. En la entrada de la carretera que lleva hasta el último metro de la cima, en el pueblo de La Vega-Riosa, hay un cartel que dice: "Angliru, el Olimpo del Ciclismo". Dará la bienvenida a la Vuelta tras seis años de ausencia. Bienvenidos al espectáculo.

  • 1