lunes, 18 marzo 2019
17:53
, última actualización
Local

El olvido de los adolescentes

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, reclamó el jueves "políticas públicas especificas para la adolescencia", como existen para la infancia y los jóvenes, porque en esta franja de edad están hoy los "grandes problemas". Chamizo alertó del auge de hijos maltratadores ante una "pandemia social de progenitores permisivos".

el 15 sep 2009 / 21:14 h.

TAGS:

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, reclamó el jueves "políticas públicas especificas para la adolescencia", como existen para la infancia y los jóvenes, porque en esta franja de edad están hoy los "grandes problemas". Chamizo alertó del auge de hijos maltratadores ante una "pandemia social de progenitores permisivos".

Chamizo, que participó el jueves en unas jornadas sobre la protección del menor en España y Marruecos, reclamó "mayor implicación" de los poderes públicos con una atención específica a la adolescencia, una etapa vital que ha cambiado y que representa una "fuerza social numéricamente importante en Andalucía a la que los poderes públicos deben dar prioridad".

"El sistema funciona en la protección de los menores pero los grandes problemas hoy no están ni en los más pequeños ni en los jóvenes, sino en los adolescentes", recalcó. En este sentido, criticó que no haya "un organismo que trate específicamente" esta franja de edad, por lo que reclamó un Instituto Andaluz de la Adolescencia a la manera del ya existente Instituto Andaluz de la Juventud.

Para el también Defensor del Menor, "hoy es vital tratar específicamente" esta etapa desde las políticas públicas y "no únicamente dejarlo en manos de los padres y la escuela". Su reflexión obedece a la constatación en el desempeño de su labor institucional del "incremento de chavales con problemas de agresión a sus padres" y sometidos por ello a medidas de protección.

Aunque alertó de que no existen estadísticas ni investigaciones serias sobre este tema, a su juicio "es uno de los principales problemas de las sociedades contemporáneas" y, en contra de lo que se pudiera pensar, "sorprende que muchos de estos maltratadores de sus padres no han sido ellos mismos víctimas de violencia, pertenecen a familias normalizadas, con alto poder adquisitivo y que reconocen haber pasado una infancia agradable y con comodidades materiales pero sin la intervención eficaz limitativa que tiene cualquier proceso educativo".

Durante su intervención en las jornadas, organizadas por la Fundación Tres Culturas, Chamizo alertó de que, más allá de la violencia física y psicológica explícita, existe otra vertiente menos visible "por la omisión del deber de educación".

El Defensor del Pueblo y del Menor en Andalucía habló de una "nueva pandemia social representada por progenitores permisivos, incapaces de fijar límites, consentidores de caprichos" que a veces desemboca en importantes trastornos de conducta de los hijos.

Responsabilidad mediática. . En el reparto de responsabilidades, junto a las instituciones y la familia -además del sistema educativo del que demandó cambios pedagógicos para tender a una atención más individualizada-, no se libraron los medios de comunicación. Reclamó a éstos una especial responsabilidad porque "ya existen estudios que sitúan a los medios de comunicación como factores primordiales en la formación de la personalidad y el comportamiento, por en cima de la familia y la escuela".

Y criticó que aunque existen muchos códigos autorreguladores "no se aplican", por lo que exigió "más vigilancia, control y potestad sancionadora" a las administraciones sobre los medios de comunicación. Para ello aludió a la emisión, tanto en televisión como en internet, de vídeos grabados por los propios menores "vejando e incluso agrediendo a compañeros, indigentes o discapacitados que ellos mismos graban con el móvil y luego cuelgan en youtube".

  • 1