Local

El orden de las prioridades

El Sevilla siempre está atento al mercado, tiene que estarlo, y lógicamente maneja una lista de técnicos para el año que viene, Manolo Jiménez, entre ellos. Este es un repaso a la situación nombre a nombre.

el 15 sep 2009 / 01:33 h.

El Sevilla siempre está atento al mercado, tiene que estarlo, y lógicamente maneja una lista de técnicos para el año que viene, Manolo Jiménez, entre ellos. Este es un repaso a la situación nombre a nombre y por orden:

Manolo Jiménez. El presidente apostó fuerte por él, en público y en privado, y lógicamente, por ser un hombre de la casa y con muchos años de dedicación al club, es el preferido por casi todos. Si logra la clasificación para la Champions League, y si reconduce la situación con los medios de comunicación (es lo de menos) y con algunos técnicos de la casa, sería, pese a todo lo que se escribe y comenta, el candidato número uno para ser el entrenador del Sevilla el año que viene, entre otras cosas, porque además tiene contrato en vigor. Aunque ahora pueda parecer lo contrario, si el de Arahal logra los objetivos deportivos no tendría que temer por su puesto, siempre y cuando su relación con el entorno no vaya a peor.

Ernesto Valverde. Si los resultados son los no esperados, el Sevilla buscará entrenador. El técnico del Espanyol, pese a que se le está cayendo su equipo en las últimas semanas, es el que más le gusta a la dirección deportiva del club, por experiencia, modo de entender el fútbol y dominio del medio. Lo malo es que tiene contrato en vigor con el Espanyol y que el técnico entiende que los contratos están para cumplirlos. Además, al Sevilla tampoco le agradaría tener que forzar una situación con el Espanyol de por medio.

Marcelino García Toral. Está haciendo una temporada excelente en el Racing de Santander, de todos los entrenadores que se dejan querer por medio de sus agentes, o directamente, es el más predispuesto a relanzar definitivamente su carrera ascendente. Además, a algunos consejeros, le da cierto 'morbo' que el asturiano le dijera no al Betis el año pasado. A Monchi también le parece un buen entrenador y termina contrato con el Racing. Maneja más ofertas (Zaragoza y Atlético de Madrid), pero si el Sevilla definitivamente apuesta por él, lo tendrá en el banquillo el año que viene. Parte de su equipo de trabajo (el gabinete de preparación física) es de Sevilla y conoce el entorno bastante bien, porque se preocupó durante su estancia en Huelva.

Emery. Sólo juega en su contra la escasa experiencia que tiene en Primera División, pero el actual entrenador del Almería le gusta y mucho a la dirección deportiva del Sevilla. De hecho, se habla con bastante fundamento en la capital almeriense que fue el propio Monchi quien recomendó a Emery a Alfonso García, el presidente del club y amigo personal suyo. Recordar que Monchi le dijo no al Almería con papeles firmados de por medio y que le está muy agradecido a ese club y a su presidente por los pocos problemas que le pusieron para seguir su carrera en Sevilla, una vez que aclaró ideas y prefirió seguir en el proyecto de Del Nido. Emery está convenciendo, y si bien no parece que pueda entrenar desde ya al Sevilla, si definitivamente va a este mercado, sí que lo hará algún día si continúa en esa línea de trabajo que ha convencido a quienes siguen su trabajo con vistas al futuro.

Quique Sánchez Flores. Desde su etapa en el Getafe, el sobrino de Lola Flores dejó un buen cartel en la planta noble del Sevilla. Quique, pese a que ha sido cesado este año, ha ratificado en el Valencia, un club donde trabajar es muy complicado, que puede sostener a un equipo con aspiraciones importantes, porque mientras estuvo al frente del conjunto levantino, el equipo, sin pelear por lo que debe, al menos aguantó el tirón. Juega en su contra que en futbol unos meses de paro se hacen muy largos y que con su equipo de trabajo no estuvo fino cuando le apretaron las tuercas en Valencia. Esa salida no ha gustado a los 'hombres de fútbol'.

  • 1